20/10/09

Sesión doble - La casa de cera y La huérfana

Aprovechando el estreno de la nueva película de Jaume Collet-Serra, La huérfana, os endiño críticas de los dos films de terror que este director ha rodado ya (su segunda peli es ¡Goool! 2, y creo que paso de verla.

La casa de cera

Un grupo de amigos dan un viaje por carretera con la intención de ir al partido de fútbol americano más importante del año. Acampan una noche cuando les falta poco para llegar, y se dan cuenta de que alguien los sigue. A la mañana siguiente, el coche de uno de ellos deja de funcionar, por lo que deberán ir al pueblo de al lado para que les ayuden a reparar el coche. Pero en ese pueblo se encuentra una extraña casa de cera, hecha toda ella del mismo material, y con muñecos increíblemente reales.

Qué decir, la típica película de terror slasher protagonizada por treintañeros que hacen de adolescentes. Su argumento no cuenta nada exageradamente original, pero por lo menos se desarrolla de forma efectiva sin hacerse aburrida. En cuanto a los personajes, lo de siempre, la guarra, el novio de la prota, el graciosillo que todos odian, y el malote (que casi siempre se acaba enrollando con la prota, salvo que, como es en este caso, sean hermanos). Afortunadamente el guión acierta en mostrarnos las muertes de los personajes que odiamos (Paris Hilton y el graciosillo ese que no sé cómo se llama), para que nos alegremos un poco. Los villanos tampoco son nada excesivamente original, pero se acierta en darle una pequeña vuelta de tuerca al tópico para que la historia sea menos plana.


En cambio la dirección de Jaume Collet-Serra merece bastante la pena, sobretodo al principio de la película, con el flashback que nos presenta a los malos de la película de una manera efectiva y algo perturbadora. Destacable también la escena final en la casa de cera, toda una muestra de cómo gastarse bien el presupuesto en efectos especiales de los de antes. Aquí claramente la interpretación de los actores no es algo excesivamente llamativo, porque la verdad es que sus personajes tampoco se prestan a ello, y el único al que se odia de verdad es el graciosillo. Aparte de ello, la banda sonora aquí cumple su papel a la perfección y está muy presente a lo largo de la película, como es normal en este tipo de películas de terror, aunque aquí tampoco es excesivamente efectista.

En definitiva, no es una buena película de terror, pero entretener entretiene un poco y tampoco es una experiencia desagradable.

Nota: 3'5

La huérfana

Kate (Vera Farmiga) y John Coleman (Peter Saarsgard) están casados y tienen dos hijos, pero Kate perdió a su tercer hijo un par de años antes y, a causa de ello, empezó a beber. Tras un tiempo de terapia Kate y John llevan tiempo buscando una niña a la que puedan adoptar para que ocupe el hueco que dejó su hija fallecida, es entonces cuando en un orfanato de la ciudad conocen a Esther (Isabelle Fuhrman), una niña de 9 años muy educada y madura para su edad. A los pocos días ambos la adoptan y todo parece ir bien con Esther, hasta que se dan cuenta de que fatales accidentes pasan a su alrededor, y ella parece ser la principal responsable.

Una película que por su argumento no nos dice nada nuevo, pero que se desarrolla de forma muy efectiva y cumple perfectamente con la intención. Aunque como película de terror se muestre como los típicos sustos efectistas, la verdad es que se consigue crear una cierta atmósfera de incomodidad y misterio hacia la figura de Esther, una auténtica hija de puta, que en muchos momentos sólo te queda esperar a ver qué se le ha ocurrido para joder a los demás. Aparte de ello, el personaje posee cierta profundidad y una razón de ser y unas motivaciones (aunque se desvelen al final). Aunque el film progresa con lentitud en algunos momentos, esto ayuda a que comprendamos mejor a los personajes, y que las decisiones que tomen no nos resulten extrañas ni incongruentes, cosa poco corriente en este género. Igualmente pasa con los personajes de Kate y John, también con un pasado a sus espaldas y además son fáciles de creer respecto a sus acciones. Como era de esperar, los hijos en el film pasan a segundo plano y no se profundiza en ellos, pero afortunadamente no son los típicos hijos tocahuevos.


Algo que ayuda muchísimo a que esta película tenga cierto nivel, es que el reparto está estupendamente, sobretodo Isabelle Fuhrman, quien interpreta a Esther, consigue transmitir maldad pura cuando debe, e incluso cuando se porta de forma inofensiva notas algo en ella que te hace sentir malestar, y eso es algo difícil de conseguir. Igualmente, Vera Farmiga y Peter Saarsgard hacen también muy buenos papeles, sobretodo en los momentos más dramáticos. Los niños también suplen con unas interpretaciones al mismo nivel, sobretodo Aryana Enginner, quien interpreta a la hija pequeña Max, consigue transmitir mucho con muy poco.

El director aquí también se luce con una escena inicial bastante perturbadora y que se resuelve estupendamente, aunque por desgracia la resolución final (que no la sorpresa) es un pelín decepcionante, básicamente porque es el típico final en el que la buena y la mala luchan a muerte, la mala parece que muere pero no, etc. Aunque eso no arruina la película ni mucho menos. Aquí la banda sonora también cumple con su objetivo sin problema, aunque pasa un tanto más desapercibida, consigue crear la atmósfera buscada.

En definitiva, una película que me ha sorprendido muy gratamente y que, aunque no tenga un argumento original, su desarrollo encaja a la perfección y tiene una sorpresa final totalmente inesperada (lo digo en serio, es algo inimaginable). En serio tíos, a Esther le pasa algo.

Nota: 7'5

2 comentarios:

  1. Anónimo1/1/12 13:41

    yo digo que esta peli es muy guay,pero tengo mucho miedo despues de ver esta peli!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. esther es lo mejor !!! pedro rodriguez en salinas ecuador

    ResponderEliminar