29/5/10

Cubo de palomitas - Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo


En los tiempos en que Persia era un imperio temido, el rey Sharaman (Ronald Pickup) gobierna como un rey justo. Un buen día, contempla la nobleza y buen hacer del joven Dastan (Jacke Gyllenhaal), un huérfano que vive como puede en las calles. El rey lo adopta y trata como a cualquiera de sus hijos. Años más tarde, los hijos del rey invaden una ciudad sagrada, ya que supuestamente proporciona armas al enemigo. Dastan encontrará allí una misteriosa daga que le permite retroceder en el tiempo unos minutos antes.

Llega uno de los primeros blockbusters del año, después de la enorme decepción que supuso Furia de Titanes (cada vez que la recuerdo va empeorando), llega la nueva producción de Jerry Buckheimer (Piratas del Caribe), productor más que conocido por conseguir que muchas de sus producciones se conviertan en pelotazos veraniegos. Aunque esta película se manifestaba como la nueva Piratas del Caribe, la verdad es que no le llega ni a la suela del zapato, mientras que Piratas del Caribe era (y sigue siendo) una entretenidísima película de aventuras, Prince of Persia se convierte en solo un intento más, aunque está por encima que muchas de las otras adaptaciones de videojuegos, pero como blockbuster se queda bastante a medio camino. Ante todo decir que a mí la película consiguió entretenerme bastante, aunque es cierto que su ritmo llega a decaer cerca de la mitad del film, pero remonta el vuelo con una dignísima batalla final. El guión es tópico como él solo, el malo que se supone que es malo no lo es, y quien el protagonista no sospecha que es el malo sí que lo es pero el espectador ya lo sabía. Ironía dramática al poder.


El problema principal viene de Mike Newell (Harry Potter y el Cáliz de Fuego), el director de la cinta, al que parece que le cuesta manejar todo el tinglado que se forma en toda la película, aunque las escenas de acción son buenas y algo emocionantes, no lucen todo lo que podrían, con planos muy rápidos y cerrados en la mayoría de los casos, y que no ayudan a disfrutar mucho de la película, por no hablar de la excesiva cámara lenta digital que depende en qué película puede quedar realmente mal. Como algunos planos en los que sale el sol chutando luz en todo el plano cuando hay movimientos de cámara y te estás dos segundos cegado sin poder ver nada.

En cuanto a los actores, Jacke Gyllenhaal le pone ganas y hace un papel más que correcto, el inconveniente es que cuesta verlo como héroe de acción. Gemma Arterton está jamelguísima y está bastante correcta también. En cuanto a los secundarios, pues sale por ahí Alfred Molina haciendo de secundario gracioso y Ben Kinsley haciendo de malo, otra vez. Poco más que añadir de personajes bastante planos que no dan para mucho, como suele ser en este tipo de producciones.

La banda sonora es un punto fuerte en la película, que corresponde con el tipo de contexto del film y el tono aventurero de la película.

En resumen, aceptable película veraniega, que como adaptación de videojuego llega a funcionar pero no es nada especialmente destacable. Se puede mejorar, y mucho.


Nota: 4'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada