16/1/11

Cubo de palomitas - Acantilado Rojo


Año 208 D.C., el Primer Ministro Cao Cao (Fengyi Ziang) consigue convencer al Emperador Han de permitirle declarar la guerra a los reinos de Wu y de Xu. Cao Cao los acusa de alta traición, pero sus motivos son puramente egoístas. De esta forma, Cao Cao envía más de medio millón de soldados al Reino de Xu, liderado por Liu Bei (Young You), quien tras ser derrotado sin demasiada dificultad por el Primer Ministro, decide pedir ayuda al reino de Wu para poder salvar a su pueblo y detener así a Cao Cao.

A pesar de lo complicado que pueda parecer el argumento por la cantidad de personajes que aparecen en la película, la verdad es que nos encontramos ante un planteamiento relativamente sencillo: un pequeño reino es atacado y decide unir fuerzas con otro contra un rival mucho más poderoso. El principal inconveniente de esta película es cómo ha llegado a nuestro país, ya que originalmente, Acantilado Rojo se estrenó en China como dos películas de dos horas y media cada una, mientras que aquí se redujo el metraje a 148 minutos, omitiendo así ciertos detalles o situaciones que han sido explicadas y resumidas con la voz de un narrador. Lo cierto es que este montaje no es demasiado molesto, pero sí que se echa en falta que se detallen ciertas cosas, como la vuelta del reino de Xu, poco después de que éste haya decidido retirarse de la lucha.


Aparte de esto, la película cuenta con varias cosas a destacar. La primera de ellas es que nos encontramos ante un auténtico prodigio técnico: vestuario, escenografía, fotografía, etc. están perfectamente armonizados gracias a la estupenda labor de John Woo, quien consigue construir una clásica película épica sin renunciar a su peculiar estilo que tantos años lleva acompañándole (paloma blanca incluída). Unas secuencias de montaje (sobretodo en las secuencias de acción) fantásticas, coreografías que recuerdan a Hero o La casa de las dagas voladoras, pero siendo algo más comedidas, aunque sin renunciar a cierta crudeza en determinados momentos. Los efectos digitales, se encuentran casi perfectamente integrados con la acción real, ya que Woo aprovecha éstos para pasar de un primer plano a un magestuoso plano general para mostrar una flota entera, o un plano secuencia siguiendo una paloma que realiza su vuelo de una orilla a otra.

En cuanto al reparto, lo cierto es que nos encontramos ante una enorme cantidad de personajes carismáticos. A pesar de que su cantidad no es para nada pequeña, todos ellos están estupendamente caracterizados, son creíbles dentro del tono de la película (porque tirar un caballo de un empujón no lo hace cualquiera) y no resulta difícil empatizar con ellos. Mención especial hacia Takeshi Kaneshiro (La casa de las dagas voladoras), quien encarna a Zhuge Liang, el principal estratega del reino de Xu. Igual de destacables son Tony Leung, (Infernal Affairs) Yong You (Election) y Fengyi Ziang (Adiós a mi concubina), los dos primeros encarnando a los líderes de los reinos de Wu y de Xu, respectivamente; mientras que el tercero interpreta al Primer Ministro Cao Cao, el villano indiscutible del film, que a pesar de tener un carisma desbordante sus motivaciones como villano no llegan a ser lo suficientemente convincentes.

Resumiendo, una sobresaliente película épica que hay que ver sí o sí. Unas batallas impresionantes, personajes carismáticos, factura técnica excelente. Realmente vale la pena.


Nota: 8'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada