31/12/09

Cubo de palomitas - Orgullo y Prejuicio


Elizabeth (Keira Knightley) es la segunda hija de los Bennet, una familia de clase media de la Inglaterra del S. XVIII. La madre de Elizabeth está empeñada en conseguir que sus cinco hijas consigan marido, para así poder salvar a su familia de la posible ruina. Es entonces cuando el Sr. Bingley (Simon Woods) , un joven y rico hombre de ciudad se muda a vivir a una casa cercana a la de los Bennet, siendo acompañado por su hermana y su amigo, el Sr. Darcy (Matthew Macfadyen) , un joven orgulloso y algo maleducado. Pronto, la hija mayor de los Bennet, Jane (Rosamund Pike) se enamorará del señor Bingley, mientras que la relación entre Elizabeth y Darcy al principio será totalmente opuesta, aunque una serie de acontecimientos harán que Elizabeth vea al Sr. Darcy de una forma distinta.

No intentéis llamarme nenaza por ver esta película, ya lo han hecho un par de veces. A santo de que estaba leyéndome Orgullo y Prejuicio y Zombies, y que casi siempre que vuelvo a mi ciudad natal acabo viendo esta película por razones que no alcanzo a comprender, he seguido con la tradición. ¿Qué es lo que hace que preste más atención a esta película que a otros dramas románticos? Pues porque cuenta con una serie de bazas que juegan totalmente a su favor, quizás la más llamativa de todas sea la fotografía. Esta película llama la atención por su curiosa forma de utilizar la luz, abundan los planos sobreexpuestos, en los que se da mucho peso a la luz solar, entrando por las ventanas, asomándose entre los árboles,... se le da un uso poco común y eso me gusta de verdad. Otro aspecto muy positivo es su ambientación, sus paisajes naturales, prados y bosques son maravillosos, las casas solariegas que pueblan la película juegan un papel importante, al igual que el vestuario, extraordiariamente conseguido, una inmersión en la época pasada total.


Narrativamente, aunque la trama no sea para el gusto de todos, ésta al principio se presenta de forma directa y sin rodeos, y se va desarrollando con lentitud, ya que el argumento principal es la historia de amor entre Elizabeth y Darcy, aunque también consigue acabarcar otros personajes, principalmente las hermanas de ella, aunque con mucha menos profundidad. El personaje de Elizabeth está bien trabajado, presentándose como un mujer inteligente y que siempre tiene la última palabra, pero eso no hace que caiga mal al espectador, sino lo contrario. Eso no sucede con el Sr. Darcy, ya que éste es algo más frío y callado, y al principio lo vemos como lo ve Elizabeth, un personaje desagradable que no vale la pena conocer, pero cuando la trama avanza y se le va conociendo, esa sensación desaparece. En cuanto a los personajes secundarios, desgraciadamente algunos se vuelven bastante planos, básicamente porque la historia no da para más y no le interesa dar con ello. Quizás un defecto (al menos para mí) son los giros que se producen en la historia, que hacen que la protagonista se confunda y cambie de opinión con respecto al Sr. Darcy, pero eso también nos confunde a nosotros y no lleguemos a saber del todo si ese giro es bueno o malo (aunque igual esto sólo me ha pasado a mí).

En cuanto a los actores, no vais a encontrar ninguna opinión negativa, porque todos están estupendos. Keira Knightley demuestra que este es un género que domina sin problemas y nos da una excelente actuación. Matthew Macfayden (El desafío: Frost Contra Nixon) al principio puede resultar inexpresivo, por lo contenido de su personaje, pero a la hora de la verdad, cuando el personaje se manifiesta tal como es, vemos que el chico conoce al personaje y sabe interpretarlo a la perfección. Rosamund Pike (Los Sustitutos) hace un papel estupendo como mujer inocente y alegre, con la que es muy fácil simpatizar en momentos clave. Destacable el papel de Donald Sutherland (Cold Mountain), aunque breve, del Sr. Bennet, como siempre es un gustazo ver a este señor trabajar, igual que a Brenda Blethyn como Sra. Bennet, un personaje puramente cómico aunque entrañable. Jena Malone (Donnie Darko) aunque aquí no se llegue a lucir lo debido con un papel de personaje insoportable, lo cumple a la perfección también. Como última mención, a Kelly Reilly (Eden Lake) como Caroline Bingley, un papel muy breve pero que ella consigue transmitir en un segundo cómo es el personaje, que a veces llega a dar bastante mal rollo.

Por último, la banda sonora, un aspecto también destacable de la película, con melodías sencillas y melancólicas que acompañan maravillosamente a la cinta, con sus compases a piano, principalmente, siempre presente a lo largo de toda la película.

En definitiva, un estupendo trabajo de Joe Wright como director, con muchísimos aspectos destacables en esta obra, hermosa y entretenida de ver, y en muchos casos de admirar, aunque su género pueda echar para atrás a muchos.


Nota: 8'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada