27/8/10

Cubo de palomitas - Un ciudadano ejemplar


Clyde Shelton (Gerard Butler) es un cabeza de familia que ve como el sistema judicial le da la espalda después de que su mujer e hija fuesen asesinadas. Diez años después, Clyde vuelve a aparecer para poder tomarse la justicia por su mano, acabando con los criminales de sus hijas y todos los funcionarios relacionados con el caso, incluyendo su propio abogado, Nick Rice (Jamie Foxx).

Después de ver Salt, sentí curiosidad por ver esta otra película escrita y producida por Kurt Wimmer, y la verdad es que no decepciona para nada. A la película no le cuesta arrancar y consigue mantener el ritmo (salvo algún que otro bajón a la media hora), y goza de un potente final (aunque su giro no sea tan satisfactorio, por inverosímil). En este caso, el personaje más interesante de la película es Clyde, quien comienza siendo el protagonista para luego convertirse en el villano de la función, gozando además de un carisma brutal, con frases lapidarias que lo hacen aun más icónico. Por desgracia Nick tiene un carisma bastante menor, convirtiéndose en gran medida en un pelele que investiga el caso.

Cabe destacar muchas de las secuencias de acción que goza el film, todas relacionadas con las operaciones que hace Clyde a escondidas, muchas de ellas desde la cárcel. Momentos estelares como las explosiones del aparcamiento o ese teléfono-pistola (lo mejor de la película) son dignas de mención y bastante creativas. Aquí el director F. Gary Gray (The Italian Job) consigue mantener un buen pulso en lo que a escenas tensas se refiere, como el plano secuencia de todos los empleados mirando el reloj, o cuando Clyde chantajea constantemente a Nick en la sala de interrogatorios.


Gerard Butler es el que se lleva todos los honores en cuanto a interpretación se refiere, consigue mantener el equilibrio entre tipo loco y a la vez tranquilo y astuto, además de tener la suerte de llevar un papel tan interesante como este. Jamie Foxx también cumple correctamente con su papel, pero como ya he mencionado anteriormente, su papel no da para mucho más.

La banda sonora también es algo destacable, sobretodo en la secuencia del cementerio y los momentos solitarios de Clyde, Brian Tyler (Los Mercenarios) hace un trabajo a la altura.

Así que a grandes rasgos, nos encontramos ante un bastante recomendable thriller de acción, con escenas muy potentes, aunque el conjunto falle un poco por su falta de verosimilitud. Aun así, una buena película que vale la pena ver si se pasan por alto sus fantasmadas.


Nota: 7'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada