6/6/09

Cubo de palomitas - Buscando un beso a medianoche


Wilson (Scoot McNairy) tiene 29 años, vive con su mejor amigo Jacob (Brian McGuire) y la novia de éste. Lleva 6 años sin salir con ninguna mujer y además, dentro de unos días es Año Nuevo y está pasando por el que considera el peor año de su vida. Jacob no soporta verle tan destrozado, así que le propone poner un anuncio en internet para así conocer una chica antes de Nochevieja y distraerse un poco. Aunque Jacob es un poco reacio al principio, se le presenta una tal Vivian (Sara Simmonds), que tampoco quiere pasar sola la Nochevieja y decide quedar con ella para probar suerte. Lo que al principio parece una relación de desprecio mutuo y sarcasmo constante, se va forjando poco a poco algo especial entre ellos.

Aunque muchas veces llega a nuestras pantallas un cine indie que no es cine indie, o que pretende serlo a propósito, esta película se presenta como una apuesta realmente buena. Se puede caracterizar fácilmente por su remarcado aspecto amateur, rodada en digital y con muy poco presupuesto, con un toque documental (no sé si buscado o no, pero cuela) aunque con buen gusto. Pero lo que más reluce en esta película es que tiene un guión muy sólido. La trama se desarrolla con tranquilidad pero consigue que no perdamos un ápice de interés, gracias a unos protagonistas muy bien escritos, muy definidos entre sí y con los que es fácil simpatizar. Esto se remata con las actuaciones, tanto Scoot McNairy como Sara Simmons hacen una interpretación estupenda, sin llegar a sobresalir en demasía uno sobre el otro, aunque quizás el más atractivo sea el de Vivian, por su excentricidad casi sobrehumana, aunque posteriormente se transforma en una coraza para ocultar su fragilidad.


Donde quizás sí que llegue a petardear ligeramente el film sea cuando se centra en el personaje de Jacob y su novia, que nos los cuelan justo cuando estamos divirtiéndonos con los protagonistas, pero de todas maneras no se llega a abusar con eso y no nos llega a sentar mal. En última instancia, la música se hace bastante resultona, aunque no llega a ser nada excelente, y llego a creer en cierto modo que quizás hubiese estado mejor sin ella.

Poco más se puede decir de esta película sin que me repita, un guión sólido y muy trabajado y con unos personajes increíbles, momentos emotivos y un desarrollo ágil. Muy recomendable para ponerse algo sentimentalista pero sin alcanzar la cursilería.

P.D.: No os dejéis engañar por las fotos, la película es en color.

Nota: 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada