10/8/09

Bolsa de pipas - Los Duelistas


Año 1800, Francia. En el inicio de la ascensión de Napoleón Bonaparte al poder, uno de los capitanes de su ejército, D'Hubert (Keith Carradine), es enviado a la casa de Feraud (Harvey Keitel), otro capitán del ejército, para arrestarlo por su actitud excesivamente conflictiva con otros miembros de su ejército. Esto desencadenará un malentendido entre D'Hubert y Feraud, de forma que ambos deberán batirse en duelo. En el primer enfrentamiento D'Hubert sale victorioso, pero esto aumenta el sentimiento de ofensa de Feraud, lo que hará que, a lo largo de los años, ambos se vayan encontrando por distintos lugares de Europa, batiéndose en duelo una y otra vez, hasta que uno de ellos muera.

Primer largometraje de Ridley Scott (Alien) dirigida allá por finales de los 70 y que le valió un premio en Cannes a la Mejor Ópera Prima, y la verdad es que bien merecido. Este film tiene a favor el buen trato de las imágenes, con una dirección muy sobria, sobretodo en los duelos, aunque son bastante pausados y tampoco demasiado difíciles de rodar. Se aprovechan muy bien los escenarios de la película, sobretodo los exteriores, amplios campos de cultivo, bosques húmedos, etc. le dan un toque lúgubre a la película que casa bastante bien. Sobretodo cabe destacar la escena transcurrida en Moscú, en plena época invernal, con los campos totalmente nevados, y a causa del frío y de la guerra, se pueden ver algunos soldados congelados, ya sea porque cayeron en combate, o simplemente sentados y muertos por las fuertes heladas.


Quizás el mayor inconveniente sea la falta de ritmo en algunos momentos de la historia, al tratar sobre el tema de la gente que se toma las cosas mal más de lo que deberían (véase Un día de furia o Venganza, aunque siempre son casos extremos) ya que durante mucho rato mantiene la misma mecánica: protagonista se encuentra con villano, pelean, uno pierde pero no muere, se vuelven a encontrar años después, y así sucesivamente. Es por ello que intenta dársele variedad al film mostrando la vida personal del protagonista, que no llega a ser lo bastante interesante, pero ayuda a comprender sus aspiraciones y sentimientos con mayor facilidad. En el caso interpretativo de Keith Carradine, éste cumple a la perfección con el papel y da una actuación bastante buena, aunque por desgracia el papel de villano de Harvey Keitel se ve bastante menos que al protagonista, ya que sus apariciones son bastante esporádicas, pero también brinda una buena actuación.

Aquí el aspecto musical también pasa desapercibido, ya que básicamente se utiliza poco la música en esta película, solo en algunos momentos puntuales. Cabe destacar también cierto rigor histórico (y realismo de los duelos, algo que suelen pasarse por la piedra en algunas películas en las que los combates y los duelos son frecuentes), sobretodo entre las fechas y algunos detalles mostrados en la película, estética de vestuario y peinados, consecuencias de la guerra,... En definitiva, una buena ópera prima a la que vale la pena echar un vistazo, algo lenta en algunos momentos pero bastante bella visualmente.


Nota: 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada