1/1/12

Cubo de palomitas - Immortals


Hace miles de años, unos seres llamados inmortales poblaban la Tierra. Entre ellos se estableció una gran guerra, los vencedores se convirtieron en los llamados dioses, y los vencidos fueron encerrados en una gran celda, los llamados titanes. Ahora, el rey Hiperión (Mickey Rourke) ha declarado la guerra a toda Grecia, y está dispuesto a conseguir el arco Epiro, la única arma capaz de liberar a los titanes de su prisión. Teseo (Henry Cavill), un joven campesino protegido por los dioses, será el único capaz de pararle los pies a Hiperión y salvar la humanidad.

Una de las películas que más esperaba en 2011, y la verdad es que no me ha decepcionado. Immortals es la tercera película del particular director Tarsem Sighn, quien destaca principalmente por su apartado visual, tanto en escenarios como en vestuario, siempre muy recargado y colorido. Aquí no se ha quedado corto y ha aprovechado muchas ideas de 300, con la que comparte productores. Es por ello que la comparación entre ambas películas es inevitable, y aunque 300 está dotada de mayor fuerza gracias al carisma de Gerard Butler y al buen hacer de Zack Snyder, la cinta de Tarsem es bastante más brutal,  con escenas memorables y un villano a la altura.

El principal problema de Immortals es, como pasa mucho últimamente, tras ver el trailer te esperas una película de pura testosterona y acción constante. Testosterona hay, pero no es tan adrenalínica como uno esperaría, sobretodo en la primera mitad. Hay acción y muy bien rodada (con un plano secuencia lateral de Teseo repartiendo hostias como en 300, pero sin ralentizaciones), pero no abunda en la primera hora de película, lo cual puede hacer que te tomes la peli con lentitud si estás esperando todo el rato acción. Más allá de eso, el guión aunque no es especialmente destacable, debido a que tiene demasiadas frases tópicas (sobretodo por parte del personaje de John Hurt, quien ejerce de mentor de Teseo) y que gran parte de la carga narrativa se condensa ahí, por aquello del viaje de los protagonistas, huidas, algunas peleas, etc. Por suerte cada aparición de Mickey Rourke hace más llevadera la película y es un gusto verle, ya que se comporta con arrogancia y seriedad, un buen personaje sin duda, aunque intentan darle una justificación inicial que no llega a colar y que se podrían haber ahorrado. Por suerte, la película no intenta tirar demasiado del toque cómico, como pasaba con Furia de Titanes u otras producciones de este tipo, donde estaban los típicos personajes graciosos de turno, aquí de eso se ocupa el personaje de Stephen Dorff, pero no causa vergüenza ajena y resulta simpático. Si alguno se pregunta cómo está Henry Cavill como protagonista, la verdad es que simplemente bien. Puede carecer de fuerza sobretodo al inicio de la película, pero la verdad es que el chico se porta y cumple bastante bien, tanto a nivel interpretativo como físico en las escenas de acción. Donde Sam Worthington fallaba en Furia de Titanes, que era simplemente en que parecía que estaba igual todo el rato en contadas ocasiones, con Henry Cavill no pasa, su personaje es más pasional y ayuda a que te impliques más. Confío en que será un buen Superman.


Como ya he comentado, lo mejor de la película es su última media hora, donde se condensa todo lo que uno espera de esta peli, discurso motivacional del protagonista, escudos chocando con espadas, secuencias de lucha inspiradísimas y sangrientas, etc. Aquí la banda sonora acompaña perfectamente la acción y enfatiza cuando le corresponde, por lo que resulta un complemento bien aprovechado, sin pasar desapercibida ni pisar diálogos. La brutalidad y cantidad de sangre que hay en estas últimas escenas resulta abrumadora, y vale la pena destacar también lo bien integrados que están los titanes, aunque se nota que son digitales en algunos movimientos, parece que realmente estén allí. Cabe destacar también los efectos digitales, porque a pesar de que Immortals pueda parecer una película cara, no lo es. No goza de un presupuesto excesivamente elevado, lo cierto es que está realmente amortizado,  sobretodo en la integración de éstos. Lo más frecuente es que el estilo visual de Tarsem no sea al gusto de todos, por lo que habrá división entre los entusiastas como yo y a los que no les haya gustado, por el diseño de vestuario recargado y algo desconcertante en los dioses (como el casco de Poseidón). Pero lo cierto es que vale la pena por su deleite visual que resulta en momentos como el plano final de la película, la secuencia del barco o el combate con el minotauro.

En fin, una película que entusiasmará a algunos y otros detestarán, pero al menos está mejor construída que Furia de Titanes y se apoya en cosas positivas de 300 que tanto gustan.


Nota: 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada