7/3/09

Cubo de palomitas - Watchmen


Y llegó por fin el día que llevo esperando desde hace año y pico, Watchmen ya se ha estrenado, y he podido disfrutarla; más que disfrutarla, me he emocionado, me he divertido, he flipado,... en definitiva, he sentido lo mismo que sentí cuando leí la novela gráfica por primera vez. Esta es la película que confirma que Zack Snyder lo vale, que es un friki de cuidado, y que de mayor quiero ser como él.

En unos alternativos años 80, donde héroes disfrazados y sin superpoderes han protegido EEUU desde hace décadas, el país está protegido por su legado, los llamados Watchmen, donde solo uno de ellos, el Dr. Manhattan tiene superpoderes, un individuo al que el país considera un dios, con el que norteamérica ha conseguido ganar la Guerra de Vietnam, el presidente Nixon ha sido reelegido varias veces, pero el conflicto con los soviéticos se mantiene. La guerra nuclear se aproxima y una ley gubernamental les impide ejercer como protectores del país, tras haber sido repudiados por los ciudadanos por su brutalidad. Debido a esa llegada inminente de la guerra nuclear, el Comediante, el miembro más veterano de los Watchmen, es asesinado debido a una posible conspiración política para que los Watchmen no impidan la guerra nuclear, obligando a los demás miembros a investigar sobre lo ocurrido y volver a ponerse los trajes.


La gran labor de Snyder se refleja en haber querido mantener todos los acontecimientos posibles narrados en la obra original, incluyendo la forma de ahondar en los personajes mediante flashbacks, aquí de una forma más simple y breve, como era de esperar, no olvidemos que la novela gráfica ocupa casi 400 páginas. Aunque todos los protagonistas en la película son interesantes y es fácil identificarse con ellos, Rorschach es el más fascinante de todos, se capta perfectamente que hay algo en su cabeza que no funciona bien, cosa que notamos a partir de sus monólogos internos o con sus referencias al pasado, producen esa fascinación de la que hablo, incluida la gran interpretación por parte del actor, Jackie Earle Haley (Juegos Secretos). También cabe destacar la interpretación de Jeffrey Dean Morgan como El Comediante y de Patrick Wilson como Búho Nocturno, los demás cumplen perfectamente la labor, incluida Malin Akerman, que muchos dicen que si es muy sosa y todo lo demás, pero a mí no me lo pareció en absoluto.


La película posee un nivel visual tremendo, tanto a nivel fotográfico, como a nivel de diseño artístico, se nota el trabajo del equipo técnido y de efectos especiales, con unos muy buenos CGI, sobretodo en el Dr. Manhattan y la escena de Marte, aunque la labor de maquillaje ya es más criticable, sobretodo con el personaje de Richard Nixon (se pasaron con la nariz) y Espectro de Seda I, interpretado por Carla Gugino, cuyo maquillaje deja algo que desear. Como apunte interesante de realización, impresionantes los títulos de crédito, haciendo un recorrido por la hipotética historia de los EEUU a partir de los años 40, si los superhéroes hubiesen metido mano; todo esto al son de 'The times they are a-changing', de Bob Dylan.

Y ya como remates finales, advertiros de que, si no os gustó 300 a nivel de dirección, es muy probable que no os guste cómo está dirigida esta película, por sus momentos a cámara lenta, lo explícito de algunos de sus momentos (que se agradece en algunas escenas, y que hacen que esté clasificada R+ en Estados Unidos), y su look ligeramente videoclipero; pero si ninguna de estas cosas os molesta, no creo que salgáis decepcionados. También halagar la labor de Tyler Bates con la banda sonora, que marca un tono uniforme en toda la película y que siempre queda bien; aunque algunos de los temas de los 70-80 seleccionados para la película llegan a cortar el rollo, como el '99 Lufballons' de Nena, o el 'Hallelujah' de Leonard Cohen; pero con algunos otros pasa totalmente lo contrario, como con 'The Sound of Silence' de Simon & Garfunkel, que logran darle un dramatismo añadido a la escena.

En definitiva, que me ha encantado, tanto como película, como por adaptación, consiguiendo mantener una identidad propia, y que pese a sus defectos (escasos) consigue ser un ejemplo a seguir a nivel de adaptaciones cinematográficas a seguir.


Nota: 8'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada