9/10/11

Cubo de palomitas - Intruders


Después de más de tres años desde su última película, Juan Carlos Fresnadillo vuelve a los cines españoles con Intruders, un film de terror psicológico sobre dos niños que sólo tienen en común sus pesadillas. En ellas se les aparece un encapuchado sin rostro que los acecha, al que ellos llaman Carahueca. La pregunta es: ¿Carahueca es un ser auténtico, o es producto de su imaginación?

Basada en la novela Carahueca, de Nicolás Casariego, Fresnadillo aborda el tema de los miedos infantiles, de los terrores reales que con el paso del tiempo se convierten en pesadillas recurrentes que aparentemente no tienen ninguna procedencia concreta. Es por ello que la película tiene un muy buen arranque, con la primera pesadilla de Juan, el niño, bastante inquietante y que no tira de los sustos fáciles (cosa que se extiende a lo largo de la película, por fortuna); para después continuar con Mia, la niña que encuentra en el hueco de un árbol la historia de un ser llamado Carahueca, un ente sin rostro que busca la cara de un niño de la que apoderarse para así sentirse querido por los demás. Un punto de partida con mucha fuerza, que se mantiene hasta más de la mitad del film, aunque sobre el segundo tercio pierde algo de chicha, acabando de resolverse con un final bastante interesante, que tira mucho hacia lo racional, aunque algo precipitado en cuanto a su desarrollo, muy condensado.


Uno de los aspectos más destacables es su reparto, un estupendo Clive Owen como padre de la niña, con el que es fácil empatizar, ya que más allá de su carácter bromista, también es un padre preocupado por su hija, pero bastante vulnerable. Ella Purnell e Izán Corchero realizan muy buen trabajo para la edad que tienen, dos niños asustados pero fácilmente creíbles y muy diferentes entre sí. Mención también para Daniel Brühl y a Pilar López de Ayala, el primero interpretando a un sacerdote enamorado de la segunda, con bastante peso en la trama y bien aprovechado; la segunda interpretando a la madre de Juan, quien tiene un vínculo especial con su hijo y que no consigue ser más fuerte que él.

A nivel técnico, destacar su uniforme y notable diseño de producción y fotografía, ya que juntos consiguen crear una atmósfera inquietante durante casi todo el film, cosa que se apoya bastante en la música. Es por ello que no nos encontramos ante un film de sustos, como ya he comentado antes, sino algo menos agresivo, pero que puede afectar mucho más a las personas que consigan conectar con la película (que no creo que sean pocos). Quizás lleguen a fallar un poco los efectos digitales en ciertos momentos, como cuando la habitación de Mia se convierte en un enorme conjunto de ramas, o Carahueca en su presentación digital de ciertos momentos.

En todo caso, una buena película de terror, sobretodo por su interesante punto de partida y sus personajes, aunque desgraciadamente irregular.


Nota: 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada