15/8/11

Cubo de palomitas - El origen del planeta de los simios


Will (James Franco) es un científico que trabaja en el desarrollo de un nuevo fármaco que permitirá regenerar células del cerebro como cura contra el alzheimer. Los experimentos con ese fármaco se están realizando con monos, y aunque aparentemente esté funcionando con un espécimen al que llaman Ojos Claros, la solución ha afectado a su bebé, César (Andy Serkis), quien es mucho más inteligente que otros simios.

Precuela de la sobresaliente película protagonizada por Charlton Heston, diez años después de aquel desafortunado remake dirigido por Tim Burton, aquí el debutante Rupert Wyatt realiza un trabajo sobresaliente, en gran parte debido a que tiene en sus manos un buen guión escrito por Rick Jaffa y Amanda Silver, quienes tampoco han realizado trabajos realmente destacables (son los guionistas de Ojo por ojo y The Relic). Y ahí reside parte de la magia de esta película, nadie llegaba a dar un duro por ella, con un equipo desconocido, y sólo un puñado de actores conocidos como promoción (aunque la cantidad de trailers y spots que han ido apareciendo han sido innumerables). Es por ello que El origen del planeta de los simios se ha alzado como uno de los sleepers de este año, un film que ha sorprendido a muchos y que no ha decepcionado a nadie.

Una de las apuestas más fuertes del film es el tratamiento del personaje de César, para el que Andy Serkis (King Kong) ha prestado gestos faciales y expresión corporal para darle vida, como ya ha hecho tantísimas veces. Weta Digital se arriesgó a dotar de vida a todos los simios, chimpancés, gorilas y orangutanes de la película de forma totalmente digital. Y aunque el resultado no está totalmente integrado en el producto final, sí que consigue que estos animales tengan la credibilidad necesaria para que el espectador entre en la película y empatice con ellos. Si a todo esto le sumamos la importancia que se le da al personaje de César a lo largo del film (si la película dura dos horas, prácticamente una hora de ésta está dedicada exclusivamente a los personajes), poniendo especial importancia en su crecimiento y su relación con los demás personajes y el entorno (los planos secuencias de César trepando mientras su crecimiento progresa son asombrosas, al igual que el tiempo que se toman para que el personaje evolucione y cambie. Es por ello que me veo obligado a avisar a todos aquellos que esperen un blockbuster en el que a la mitad del film estalla una guerra entre humanos y simios, porque no van a ver eso. El origen del planeta de los simios es la antesala de esa guerra, es un "por qué" y no un "cómo". Al finalizar la película nos quedan ciertas incógnitas en el aire, dejando ciertas pistas de cómo es posible que posteriormente unos simios lo suficientemente inteligentes hayan conseguido derrotar a los humanos y hacerse con el control del mundo.


Quizás uno de los mayores fallos (porque esta película tiene muy pocos) es la falta de desarrollo o lo innecesario de algunos personajes, como es el caso de Caroline (Freida Pinto), quien simplemente está ahí como novia del protagonista y no aporta demasiado a la trama. Es en alguna de sus escenas con Will donde se puede notar la tijera del montador, ya que parece que una de esas escenas va a dar pie a otra subtrama amorosa relacionada con César y otro simio. Pasa igual con el personaje de Dodge Landon, interpretado por Tom Felton (quien a partir de ahora se encasillará como villano), uno de los responsables de la reserva de monos donde luego mandan a César y que simplemente se dedica a maltratar a los animales a su antojo. Aunque el personaje está bien aprovechado y es muy necesario para la trama, lo cierto es que no llega a estar lo suficientemente aprovechado en ciertos momentos, es demasiado malo.

A destacar también del estupendo trabajo de Patrick Doyle en la música, merecedora de añadir la épica y drama que dan mayor fuerza a todo el conjunto. También destacables las interpretaciones de James Franco, quien lleva muy bien el peso del protagonista humano, con el que no cuesta empatizar, al igual que John Lightgow como su padre, aunque muchos estén acostumbrados a sus papeles cómicos, aquí realiza un papel dramático sobresaliente. Los últimos cuarenta minutos del film son insuperables, con unas secuencias de acción excelentemente realizadas que no sucumben a una realización ni montaje acelerado e hipervitaminado que tanto está de moda últimamente.

En definitiva, una película muy pero que muy recomendable, a quien encantará a los fans del film original (hay una enorme cantidad de guiños a esa película) y al espectador ávido de ver una buena historia de ciencia-ficción.


Nota: 9

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada