15/9/09

Cubo de palomitas - District 9


Nos encontramos ante un presente alternativo, en el que la nave nodriza alienígena habitada por una raza desconocida aparece en Johannesburgo. Las autoridades deciden intervenir y los alien son internados en un campo de refugiados llamado Distrito 9, donde deben cohabitar con demás lugareños, esto desde hace veinte años. Un gran cambio se va a producir cuando un miembro de la MNU (la organización armamentística que ha confinado a los alienígenas), Wikus van de Merve (Sharlto Copley), decide intervenir.

Película aclamada por la crítica y apadrinada por Peter Jackson, se podría decir que esta ha sido la gran sorpresa del cine de ciencia ficción de los últimos años, debido sobretodo a su planteamiento inicial, a sus sorprendentes efectos especiales y al buen hacer del director novel de esta película. El susodicho director es el desconocido (hasta hace poco) Neill Blomkamp, quien sólo tiene un cortometraje a sus espaldas. Aquí Blomkamp se decidió por mezclar el tan extendido uso del estilo del falso documental, junto con un formato más convencional durante la última hora del film, aunque se mantiene el uso del ya manido cámara en mano. Afortunadamente Blomkamp ha conseguido utilizar ese estilo con cierta maña, de forma que no nos encontramos con secuencias confusas. Es inevitable ver también que el director ha tomado muchas referencias de otros films y novelas del género (el odio racista hacia los aliens, robots gigantes, transmutaciones,...), la película consigue no chirriar y su desarrollo es bastante ameno, consiguiendo no perder de vista a los personajes de la película.


Está claro que Sharlto Copley, el actor protagonista, hace un gran papel, aunque desgraciadamente cueste identificarse con él, esto se va solucionando según avanza la película, ya que no nos encontramos ante un héroe al uso, ya que en muchos momentos se comporta de forma egoísta, pero finalmente toma las decisiones correctas. Al igual que el coprotagonista alien, que está creado de una forma que en un principio llega a ser más fácil identificarse con él, ya que se comportan de forma muy humanas (ya que seguramente el resultado no sería el mismo). Lo más destacable son sus efectos digitales, ya que la película sólo contaba con 30 millones de dólares, cuando una superproducción del género suele costar unos 120. Pero a pesar de ello se ha conseguido que los aliens se vean realmente fotorrealistas, aunque lleguen a fallar en algunos momentos (sobretodo con el robot y la nave, que a veces parece pintada), pero cumplen con creces su función, sobretodo a nivel de maquillaje. La banda sonora no llega a ser un componente muy presente en la película, pero tiene buenas piezas musicales.

En definitiva, si deseáis ver una película de ciencia ficción diferente, entretenida y que se presta a ser vista más de una vez, tal vez deberíais ver esta, y os aviso, habrá secuela.


Nota: 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada