6/3/11

Cubo de palomitas - X-men 2


Han pasado dos años desde que los mutantes consiguieron ser medianamente aceptados en la sociedad y dejasen de ser perseguidos por el gobierno, pero esta tranquilidad está a punto de romperse cuando un hombre llamado William Stryker (Brian Cox) parece estar detrás de un atentado de origen mutante contra el Presidente de los Estados Unidos. Sin que el gobierno sospeche, éste recibe luz verde para asaltar la Escuela de Jóvenes Talentos de Charles Xavier. Algunos de los X-men han conseguido salvar la vida, de forma que deberán rescatar a los demás mutantes, aunque para ello deberán colaborar con el enemigo, La Hermandad de Mutantes Diabólicos, liderada por Magneto.

Es complicado plantear la historia de esta segunda parte, ya que confluyen tantos personajes (con sus respectivas tramas), que es difícil abarcarlo todo sin extenderse demasiado. Aun así, nos encontramos ante un blockbuster que funciona en gran medida por su historia y personajes, quienes ya fueron presentados de forma muy satisfactoria en X-men y que aquí se desarrollan con algo más de profundidad, sin olvidar a otros nuevos que entran en escena, como Rondador Nocturno, Pyros, el propio Stryker, etc. No se han excedido con el número de personajes y eso es bueno, ya que el principal peligro de este tipo de adaptaciones es querer meter demasiados personajes a la vez sin que estos puedan desarrollarse, creando una especie de desfile gratuito (como pasó con la 3). Aunque la historia esté bien repartida entre todos los personajes, el protagonista absoluto sigue siendo Lobezno, por su gran carisma y su misterioso pasado, que aquí se desvela un poco más (al menos para quien no conoce mucho al personaje). Otros como Jean Grey van creciendo en interés (por aquello de desarrollar poderes ocultos e inestables), mientras que los demás siguen básicamente como apoyo en la historia y que se comportan como se espera, como es el caso de Magneto o Mística.


Me ha sorprendido, después de haber visto esta película hace algunos años, la gran labor de dirección ejercida por Bryan Singer (X-men), quien aprendió mucho de la primera parte, manteniendo lo que la hacían un buen film y explotando más aquellos aspectos que más flojeaban y que ahora hacen que esta película sea uno de los films de superhéroes más satisfactorios y notables que podamos encontrar (más allá de su fidelidad a la fuente en la que se basan). La puesta en escena es efectiva y espectacular, sobretodo en las escenas de acción, que no son excesivas, impresionan y tienen una calidad por encima de la media (véase la secuencia inicial en La Casa Blanca, Pyros atacando a la policía o la pelea de Lobezno contra Dama Mortal, breve pero espectacular). Singer sabe la historia que tiene entre manos y consigue explotarla como debe, haciendo que el interés se reparta entre todos los personajes principales, manejando con soltura a los actores (en especial Brian Cox, Hugh Jackman, Ian McKellen y Famke Janssen). Por desgracia hay algunos toques que hacen que la película no llegue a ser lo bastante buena en comparación a lo que podrían haber aprovechado o mejorado del comic, como es el caso de Cíclope, igual de soso que en la primera parte, que vale que en los primeros comics no era santo de la devoción de nadie, pero en los últimos años ha cogido muchísima fuerza. La pareja de El hombre de hielo y Pícara sigue sin ser lo bastante potente como debiera, aunque comparten escenas y una historia sólida de partida, no se explota lo suficiente.

Para ir terminando, mencionar el aspecto visual de la película, sobretodo en cuanto a localizaciones y decorados, que consiguen darle esa atmósfera realista que tan bien funciona en la saga (el lago Alkali, que está junto a la base de Stryker, por ejemplo), de forma que se alejan de ciertos apartados contemporáneos pero sin que llegue a desentonar, cosa que suele ocurrir en algunos films de este tipo. Y cómo no, la sobresaliente banda sonora de John Ottman, con un tema principal fácil de indentificar y que le otorga la epicidad necesaria a la cinta.


Nota: 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada