22/3/10

Cubo de palomitas - Trilogía Spider-man

Repasamos las películas del héroe de Marvel más popular, que muy pronto tendrá su reboot (que Dios nos asista), así que mejor tener la trilogía original fresca para saber a qué atenernos.

Spider-man

Peter Parker (Tobey Maguire) es el típico pringado de instituto, friki y as en ciencias que lleva enamorado desde niño de su vecina de toda la vida, Mary Jane Watson (Kirsten Dunst). En una visita con el instituto a unos laboratorios, Peter es picado por una araña alterada genéticamente que le proporciona poderes sobrehumanos: puede trepar por las paredes, lanzar telarañas, es más fuerte, más ràpido, y sus instintos son más agudos. Al principio decide usar esos poderes para su propio beneficio, pero pronto aprenderá que un gran poder conlleva una gran responsabilidad, sobretodo cuando deba enfrentar al Duende Verde (Willem Dafoe), el alter ego desquiciado de Norman Osborn.

En su momento, allá por el 2002, no parecía que dos actores como Tobey Maguire y Kirsten Dunst fuesen a conseguir encarnar satisfactoriamente a dos de los personajes más famosos de los comics, ni que Sam Raimi (Arrástrame al Infierno) fuese capaz de llevar una franquicia de tal magnitud, pero fue una sorpresa para muchos y finalmente Spider-man se convirtió en todo un éxito. Aunque no llegue a ser la película de superhéroes definitiva, por muchas razones que luego comentaré, si que es un blockbuster muy digno que cumple la misión de entretener sin que haya que dejar de pensar demasiado. Aparte de alguna que otra licencia que se tomaron para adaptar al personaje, la verdad es que la trama es bastante fiel al comic original: la muerte del tío Ben, su relación con MJ y con Harry Osborn, los enfrentamientos con el Duende Verde,... el espíritu del comic consigue mantenerse en bastantes momentos y eso se agradece. Desgraciadamente, la película pierde algo de fuelle cerca de la mitad del film, cuando nos encontramos ante la típica escena en la que el villano intenta persuadir al héroe para que se una a él, una escena que hemos visto millones de veces y que, inevitablemente, cansa.


Las escenas de acción del film están rodadas con habilidad, con planos secuencia que ya serán una seña de identidad de Raimi y que funcionan a la perfección, aunque los efectos digitales del film se han desgastado un poco con el tiempo, se sostienen bastante bien y en cierto modo, han conseguido pasar a la posteridad al conseguir mostrar a la perfección los movimientos del hombre araña por los rascacielos. En cuanto a los actores, el reparto protagonista se encuentra a un buen nivel, Willem Dafoe hace un buen papel como villano histriónico y desquiciado, Tobey y Kirsten hacen una buena pareja protagonista, aunque no me parezcan nunca idóneos para sus respectivos papeles. James Franco cumple de sobras como Harry Osborn y se encuentr a aun buen nivel, sobretodo al final de la película. En cuanto a la banda sonora, compuesta por Danny Elfman a lo largo de toda la trilogía (y tampoco la voy a comentar en las otras dos críticas, porque apenas cambia), posee un buen tema principal que ya es totalmente reconocible, aunque nunca me ha parecido todo lo espectacular que podría ser. En resumidas cuentas, entretenida película que respeta medianamente al personaje en el que se basa, más que correcta.

Nota: 6'5

Spider-man 2

Dos años después de la muerte de Norman Osborn (Willem Dafoe), su hijo Harry (James Franco) sigue obsesionado con acabar con Spider-man, quien cree que es el principal responsable de la muerte de su padre. Mientras tanto, Peter (Tobey Maguire) intenta combinar su vida de superhéroe con sus estudios universitarios, el trabajo, y su vida personal. El problema es que Peter no puede con todo a la vez, y las cosas se complicarán cuando El Doctor Octopus (Alfred Molina) entre en escena.

La mejor parte de la saga y la que muchos consideran una de las mejores películas de superhéroes del cine. Aquí se aprecia perfectamente cómo todo el equipo del film, tanto el técnico como el artístico, se encuentra mucho más comodo con la historia que tienen entre manos. Se trata de profundizar en el personaje y que lo ataquen constantemente por todos lados, que es por lo que muchos nos identificábamos con él, porque era un superhéroe con problemas cotidianos y abrían totalmente su lado humano. Aquí se consigue esa sensación perfectamente, además de combinarse con demás elementos que hacen que la peli sea bastante más redonda que la anterior. La trama se torna bastante más interesante y amena, ya conocemos a todos los personajes y la base argumental, por lo que ahora sólo se trata de dejarse llevar y conocer lo nuevo. Por desgracia, la película padece de gags que se alargan en exceso y que llegan a producir cierta vergüenza (la escena del armario de las escobas, cuando golpean con mochilas a Peter, ...), que hacen que el personaje sea excesivamente patético, algo que a mí me parece totalmente innecesario.


En cuanto al reparto, todos están a un mayor nivel que en la primera parte, como ya he mencionado antes, porque se sienten más cómodos, ya se conocen entre sí y a sí mismos. Aun así, Alfred Molina encarna a un villano superior al Duende Verde, más contenido, aparentemente menos perturbado, sufre una evolución muy atractiva. Las escenas de acción del film son realmente destacables, la pelea en la torre del reloj que se encadena con una pelea en el tren (con su posterior momento que no se cree nadie), la escena del banco, la pelea final. Todas están estupendamente rodadas, con unos efectos que se mantienen muy bien. A destacar la escena en la que Raimi se toma la licencia de hacer lo que le da la gana, cuando los cirujanos intentan extirparle los tentáculos al Dr. Octopus, puro Sam Raimi.

En definitiva, la mejor de la trilogía, aunque sigue sin gozar de los elementos necesarios que la hagan una película redonda. Más dramática, más intensa, mejor, pero no perfecta.

Nota: 7'5

Spider-man 3

Parece que por fin las cosas empiezan a ir bien en la vida de Peter Parker (Tobey Maguire), piensa pedirle la mano a Mary Jane (Kirsten Dunst), algo con lo que siempre había soñado. Pero las cosas se tuercen cuando Harry (James Franco) consigue los poderes del Duende Verde e intenta matar a Peter. Poco después un ex-convicto llamado Flint Marko (Thomas Haden-Church) obtiene por accidente unos extraños poderes que permiten que pueda transformar cualquier parte de su cuerpo en arena, haciéndolo casi imparable. Una extraña sustancia simbiótica poseerá el traje de Spider-man y lo volverá más fuerte y más rápido, pero también más agresivo y malvado.

Quizás la que fue la parte más esperada de toda la trilogía, sobretodo cuando se confirmó la aparición del traje negro y de Venom, pero Raimi no deseaba incluir a ese personaje y por insistencia de los productores, se vio obligado a incluirlo en el guión (el cual escribió junto a su hermano). Queda totalmente claro que se intentó condensar sin éxito tres villanos simultáneos y demasiados personajes nuevos en dos horas y media de película, situaciones absurdas y un desarrollo de los acontecimientos realmente forzado. El principal cabreo viene cuando algo como el simbionte está tan desaprovechado, se supone que el traje negro hace malvado y egoísta a Peter Parker, no hace que se ponga a bailar por la calle y se peine como un emo. Segundo, Eddie Brock no debería ser un tirillas y su odio hacia Parker no está lo bastante preparado. Gwen Stacy (Bryce-Dallas Howard), aunque es un bombonazo, está totalmente de relleno, el primer gran amor de Peter Parker no se merece eso, su padre sólo sale en dos escenas y podrían habérselo ahorrado. La pérdida de memoria de Harry Osborn, aunque es como en los comics, es muy poco creíble que venga tan de sopetón. Harry utiliza la misma estratagema para derrotar a Peter (atacándole al corazón) que ya usó su padre en la primera parte, pero a lo cutre, lo que hace que veamos a Tobey Maguire llorar como una niña. La historia del asesino del tío Ben y su resolución es absurda y solucionada a toda pastilla. Creo que son razones suficientes.


Pero algo tendrá de bueno esta película digo yo, pues bueno, los efectos digitales, que por algo fue la película más cara de la historia en su momento, aunque con el tiempo los efectos han perdido cierta credibilidad, se ve que no eran tan buenos. De todas formas, El Hombre de Arena es el villano que está mejor conseguido, tanto física como psicológicamente, además de que Haden-Church es el mejor del reparto con diferencia, a destacar la escena en la cual se va regenerando lentamente tras haber obtenido sus poderes (música bonita de Danny Elfman incluída). El mejor del reparto después de Thomas es J.K. Simmons, intepretando a J.J. Jameson, el cual sus escenas de humor son lo más salvable de la película. Tobey Maguire pega un bajón tremendo como actor, su papel pega un cambio radical que no le pega nada. Kirsten Dunst está realmente desinflada desde la anterior película (por no mencionar la primera), muy apagada. James Franco está sobreactuado, intentando darle un toque a su personaje como el de Norman Osborn pero sin conseguirlo.

En resumidas cuentas, mala, pero mala mala. Evitadla si no queréis pasar vergüenza viendo a vuestro personaje de Marvel favorito.

Nota: 3

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada