1/6/09

Sesión doble - The Spirit y Punisher: War Zone

Hoy me siento comiquero, así que paso a hablaros de dos películas que, a pesar de ser aparentemente muy semejantes a nivel de género, no tienen prácticamente nada que ver entre sí.
The Spirit

Basada en el popular comic de Will Eisner, trata sobre Danny Colt (Gabriel Macht), un respetado policía de Central City que fue (aparentemente) asesinado por un amo del crimen llamado Octopus (Samuel L. Jackson), y tras ser enterrado, Danny resucita y consigue de salir de su tumba. Es entonces cuando decide mantener su aparente muerte para así poder combatir contra el crimen, sin amigos, ni familia, y por lo tanto, sin puntos débiles. Todo se complica cuando Octopus vuelve a la carga, ha hecho un trato con una ladrona llamada Sand Saref (Eva Mendes) para que le consiga la sangre de Heracles, con la que podría llegar a alcanzar la inmortalidad.

Conocida como una de las grandes catástrofes de 2008, The Spirit es la primera (y seguramente última) película dirigida y escrita íntegramente por Frank Miller (Sin City, 300). Pero a pesar de la enorme cantidad de contras y puntos negativos imperdonables que tiene esta película, tengo que admitir que me gusta. Seré todo lo objetivo posible de todas maneras, así que no os preocupéis.


Primero de todo cabe destacar el peor apartado de esta película, su guión. La película comienza de una forma bastante decente, muy comiquera, y allí es donde reside el problema, Frank Miller ha escrito la película como si fuese un comic, y esto no siempre funciona. En este caso ha hecho que la película esté llena de diálogos de besugos, conversaciones que no llegan a ninguna parte e incesantes voces en off. Pero es en el ridículo de los diálogos donde debemos tomárnoslo con más humor, por eso es importante no tomarse esta película en serio. El reparto de la película tiene muchísimos altibajos, Samuel L. Jackson y Gabriel Macht están increíblemente sobreactuados, aunque Samuel consigue llevarlo mucho mejor que Gabriel, que debería haberse quedado en sus papeles secundarios. Eva Mendes está bastante acartonada, y del cameo de Paz Vega mejor no hablo. La única que parece poder controlarse es Scarlett Johansson, que no lo hace ni bien ni mal, y además sale jamonísima.

Quizás el único punto bueno de la película sea su aspecto visual, con un marcado estilo Sin City (fondos en croma, blanco y negro, etc.), que si en su momento os gustó, aquí no llega a molestar, dando a la película un claro aspecto de cine negro que queda bastante bien a mi parecer. La banda sonora no es nada destacable, pasando desapercibida en muchos momentos. Así que, en definitiva, si os gustan las emociones fuertes y queréis echaros unas risas, y tampoco sois fans del comic de Eisner, ved esta película y no os la toméis en serio, vuestro cerebro os lo agradecerá.

"¡Y esta por Muffin!"

Nota: 2

Punisher: War Zone

Han pasado cuatro años desde que Frank Castle (Ray Stevenson) se convirtiera en El Castigador y está muy cerca de poder completar su venganza y acabar con la mafia italiana de Nueva York. Pero tras atacar la casa de los Russoti, el heredero de la familia, Billy (Dominic West), consigue salir vivo de allí, no sin antes acabar con la cara completamente desfigurada. Entonces Billy, ahora bautizado como Puzzle, decidirá reestablecer el imperio de los Russoti y de paso, matar al Castigador.

Siguiendo la estela de El Increíble Hulk, esta película es una especie de secuela-remake de su penosa antecesora: nuevo reparto, nuevos guionistas y director (directora en este caso); y por lo tanto, el estilo de esta película difiere mucho de la primera parte, es mucho más seria, y sobretodo, mucho más violenta. A causa de ello las escenas de acción, bastante vistosas en la película y sobretodo, bastante explícitas, abundan y son lo mejor de ésta. Cada muerte es distinta a la anterior, como si de una película de Saw se tratase, pero sin regodearse en ellas.


Ray Stevenson como Castigador convence completamente y hace un buen papel, manteniendo el espíritu del Castigador de los comics, siendo una persona destrozada por dentro, capaz de mantener la compostura y sobretodo, que quiere acabar con esto cuanto antes. Dominic West como malo de la función cumple también, aunque su personaje sea un poco frívolo, no llega a causar vergüenza ajena. La música simplemente acompaña, usando temas rockeros como es de esperar en este tipo de películas.

Lo que más pincha, como es de esperar, es la trama de la película, aunque tiene momentos muy buenos, no llega a enganchar del todo, y hay algunos personajes que ya han sido muy manidos a lo largo de la historia del cine, pero no la convierten en una historia desastrosa ni mucho menos, funciona como película violenta de superhéroes, pero como cine de acción policíaco no despuntaría para nada. De todas maneras, la película se resuelve bastante bien y acaba mejor parada que su predecesora, aunque eso no era demasiado difícil, lo que la convierte en una película recomendable, que consigue resucitar dignamente al personaje en el que se basa.


Nota: 5'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada