24/7/09

Lo está petando - Big Love


Bueno, creo que ya iba siendo hora eso de retomar el tema de las series, asunto que por cuestiones veraniegas tenemos un poco apartado, pero que igualmente podemos hablar de algunas nuevas porque ahora que las series que seguimos están con la temporada finalizada, es momento para descubrir otras nuevas. Big Love es una de esas series de las que has oído hablar y que por H o por B no has visto, y que después de haberle echado un vistazo te arrepientes de haber tardado tanto en conocerla.

Pues bien, Big Love trata de las relaciones cotidianas de la familia Henrickson, pero los Henrickson no son una familia como otra cualquiera ya que Bill (Bill Paxton), el cabeza de familia, es mormón. Es por ello que Bill está casado con tres mujeres distintas, la primera de ellas es Barb (Jeanne Tripplehorn), con la que lleva 17 años casado y tienen dos hijos adolescentes; la segunda es Nicolette (Chlöe Sevigni), con la que también tiene dos hijos, más pequeños; y la más joven de todas es Margene (Ginnifer Goodwin), con la que cuida tres bebés. Cada familia vive en tres casas distintas una al lado de la otra, de forma que Bill debe distribuirse entre cada familia según un calendario preestablecido. Pero aunque Bill siga el calendario a rajatabla, los roces y los celos entre sus tres esposas pueden surgir en cualquier momento.


Como véis no es en absoluto un planteamiento al uso, y eso es lo que hace que Big Love no sea una serie dramática cualquiera, y es que la HBO (la productora de series como Roma, True Blood, etc.) está acostumbrada a tratar este tipo de series distintas en algún sentido. Es por ello que la premisa principal de la serie es la que le otorga de frescura en un principio, pero no sólo por ello no vale la pena. Se centra, aparte de las relaciones amorosas del marido con sus esposas, de cómo se sienten sus hijos en ese tipo de entorno y la relación de los protagonistas con su religión.

Vale la pena valorar sobretodo, la buena labor interpretativa de los protagonistas, ya que al ser personajes muy diferenciados entre sí, cada uno se centra en su papel, haciendo a tal o cual personaje más o menos identificable, pero poseen cierta dimensión que se va desarrollando según avanza la serie. Es principalmente por esta razón, y por lo atípico de sus temas, que vale la pena echar un vistazo y conocer esta serie, actualmente situada en la tercera temporada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada