6/1/10

Cubo de palomitas - Gracias por fumar


Nick Naylor (Aaron Eckhart) es relaciones públicas en una importante empresa tabacalera. A pesar de que diariamente tiene que lidiar con defensores de la salud extremistas en programas de televisión, conferencias de prensa, etc. es el mejor en su trabajo, ya que posee una dualidad moral imprescindible. Con el tiempo, Nick empezará a preocuparse por el ejemplo que está dando a su hijo Joey (Cameron Bright), que lo tiene idealizado.

Basada en una novela de Christopher Buckley, esta película podría considerarse como una comedia satírica, una de esas películas no pensadas para causar una risa directa e inmediata mediante gags al espectador, sino como una obra entretenida que pasa como el agua y que vale la pena revisar más de una vez, porque te lo pasas igual de bien. Gran parte del mérito es de Jason Reitman (Juno), director y guionista de la cinta, construye un relato alrededor de la figura de Nick Naylor, un hombre sin pelos en la lengua y bastante vividor y confiado con sus capacidades, pero que según va avanzando la trama le van sucediendo situaciones que harán cambiar su forma de pensar y querer ser un buen ejemplo para su hijo. Por supuesto esta curva de aprendizaje no se desarrolla de golpe, sino que va progresando a un ritmo correcto con respecto a la trama de la película, contada con diversas historias que se entrelazan sutilmente entre sí. Otro aspecto importante a destacar son los secundarios que pueblan la película, que sustentan el carisma del protagonista, bastante sólido ya de por sí, como es el caso del superior de Nick, BR, o los dos miembros restantes que junto con Nick conforman el Escuadrón de la Muerte, el Senador Finistirre y El Capitán.


Como era de esperar, esta larga lista de secundarios está encarnada por rostros bastante conocidos, como es el caso de Maria Bello (Una historia de violencia), JK. Simmons (Spider-man), Katie Holmes (Batman Begins), Sam Elliott (Hulk), Robert Duvall (Un día de furia), entre muchos otros. Todos ellos bordan sus papeles de forma muy notable, y especialmente Aaron Eckhart hace un papel sobresaliente y lo borda como protagonista absoluto de la película. Por otra parte, a destacar el uso peculiar de la banda sonora, donde abundan los temas de canciones de los 50, bastante poco corriente en el género.

En definitiva, una buena película cómica, con personajes atractivos, buenas interpretaciones, y un guión estupendo, lleno de dobles morales, personajes tramposos y que guarda un mensaje constante: la libertad de elección de uno mismo.

Nota: 7'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada