26/10/09

Cubo de palomitas - Salvar al soldado Ryan


En plena Segunda Guerra Mundial, durante la invasión de Normandía, al capitán John Miller (Tom Hanks) le es encomendada una misión: atravesar las líneas enemigas para rescatar al soldado James Ryan (Matt Damon) sano y salvo para que pueda ser devuelto a los Estados Unidos, tras la muerte de sus tres hermanos en combate. Esta misión se convertirá en una búsqueda tremendamente peligrosa y algo incierta, ya que se desconoce la ubicación de Ryan, al haber saltado en paracaídas junto con su escuadrón en territorio enemigo.

Poco más de diez años han pasado desde que Spielberg casi obtiene un merecido Oscar a la Mejor Película en 1998 (se lo llevó la ñoñada esa de Shakespeare in Love), pero sí se lo llevó a Mejor Director, y la verdad es que esta película es una excelente muestra del talento que tiene este director. Con una escena inicial ambientada en el desembarco de Normandía que ya ha pasado a la historia del Cine, por su crudeza, su enorme apartado visual, su elevado coste y una realización cojonuda. Pero no sólo esta escena es lo único memorable de la película, ni mucho menos, la trama de ésta se sostiene sin apenas altibajos, con unos personajes carismáticos y bien creados, unas batallas que crearon escuela en el género bélico y un final tremendamente épico. Quizás la única pega de la trama pueda ser que la razón por la que buscan a Ryan (porque al general le conmueve la pérdida de la madre de tres de sus hijos y que eso es inconcedible, etc.), pueda resultar excesivamente patriótica, pero apenas se toca el tema y te olvidas de ello, centrándote en lo que está pasando en el campo de batalla. A pesar de que sus casi tres horas de película puedan aparentar que son algo largas, todo lo contrario, el ritmo de la película apenas llega a bajar.


Tom Hanks hace un papel estupendo, contenido y bastante serio, claramente lo que le pide el personaje. Tom Sizemore también realiza un buen trabajo, al igual que Barry Pepper, que igual tiene uno de los personajes más molones de toda la película (el francotirador que apenas falla mientras reza), y Edward Burns, como el típico soldado agitador. Todos los demás actores realizan un buen papel, y ninguno de ellos llega a pasar del todo desapercibido, ya que consiguen centrarse en todos ellos sin apenas desequilibrarlos. Como curiosidad, el gran Paul Giamatti también aparece en el film, aunque con un papel bastante pequeño pero no por ello menos interesante; además, para Vin Diesel esta fue la película que lo dio a conocer.

Como broche final, alabar el gran trabajo de Janusz Kaminski, director de fotografía del film, que consigue darle, como ya he dicho antes, un estilo visual propio, con una definición impresionante y un aspecto sucio al film que echa para atrás. El trabajo de John Williams en la banda sonora también es digno de mención, aunque no se llega a abusar de música a lo largo de la película, el tema principal de ésta es precioso.

En fin, una película altamente recomendable, te guste o no el cine bélico, es una muy buena película que hay que ver, aunque su dosis de sangre pueda herir la sensibilidad de más de uno, porque es tan real que te la crees.


Nota: 9'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada