30/3/10

Cubo de palomitas - Shutter Island


En el verano de 1954, el prestigioso agente judicial Teddy Daniels (Leonardo DiCaprio) y su nuevo compañero Chuck Aule (Mark Ruffalo) son destinados a un centro penitenciario para criminales perturbados del cual ha escapado una paciente (Emily Mortimer) sin dejar rastro y estando su celda cerrada desde fuera. El Dr. John Cawley (Ben Kingsley) y su compañero el Dr. Naehring (Max Von Sydow) regentan esta prision/psiquiátrico en la que se esconden demasiados secretos y dobles intenciones para los agentes Daniels y Aule.


Otra buena película de Scorsese, otra más que se suma a su carro de comparaciones odiosas. El film no soporta estar al lado de joyas como Casino o Taxi Driver, pero después de lo que nos había dado Scorsese en estos últimos años, es un alivio apreciar que aun le queda algo. Shutter Island es a Casino lo que El cabo del miedo a Toro salvaje. Una película que técnicamente patea culos, en la que se ve y se siente la experiencia de un director renacentista (criado en el siglo XX, pero que instruye a los nuevos directores en técnicas del XXI) y unas actuaciones de género, de las que hacen falta en estas películas, las que podía haber hecho Orson Welles con la misma gracia. Desgraciadamente cae todo por un guión feo y tramposo, que nos plantea dudas mucho antes enunciadas y mejor resueltas que aquí. Pero vayamos paso por paso.


Desde la ambientacion hasta la fotografía, todo consigue que te adaptes a la mezcla entre cine negro y de terror a lo Roger Corman que impregna la película, que es la película y que la salva en más de un tramo de quedarte dormido en la butaca. Realmente se puede llegar a hacer muy pesada hacia la mitad, y se agradece que al menos haya algo que mirar mientras te aburres como una ostra viendo a DiCaprio dar vueltas de aquí para allá sin sentido alguno. Estas cosas se le dan bien a David Lynch, a Scorsese no. El guión también está salvado por la mano del director, ya que si bien el libro en el que se inspira es supuestamente [y digo supuestamente porque no lo he leido, y no me llama nada la atención su autor Dennis Lehane (Mystic River)] una obra magna de la literatura, la guionista de Shutter Island se limita a confiar en que Martin de un buen encuadre y un silencio suficientemente sustancioso como para que sus frases manidas suenen algo mas inspiradas de lo que realmente son.
Y por supuesto la direccion y edición impecables, aunque en muchos momentos todo queda muy paródico, como si el director "intentase" hacer una pelicula noir, cuando todos sabemos que sabe de sobra. Se le nota falto de confianza quizas, aunque lo resuelve bien hacia el final del film. Thelma Schoonmaker, la editora, como siempre el 50% del éxito del film, y esto queda patente a los pocos minutos del film. Probablemente donde más se note el poder del tándem Scorsese Schoonmaker es en los flashbacks del agente Daniels; cojonudamente acabados, poéticos como poco (y no es poco) e intercalados en los momentos mas precisos y en su dosis justa como para dejarte bien inquieto sobré qué carajo le habrá pasado al personaje en el pasado (12 puntos, doble tanto de palabra).


Pequeños detalles:

-Mark Ruffalo, como siempre haciendo de Mark "no-pego-en-ninguna-de-mis-peliculas" Ruffalo.
-Max Von Sydow, que alegra ver cómo un actor lleva casi 30 años haciendo de viejo, y no se encasilla en el papel de viejo superdigno/Lord inglés (vease Michael Caine).
-La BSO, horrible en el buen sentido. Con especial atención a la pieza de Gustav Mahler que suena en el salón de Ben Kingsley (bueno, de su personaje, ya me entendeis).
-La falta de secundarios con carácter. Si haces un guión aburrido, al menos asegúrate de que no me voy a aburrir.
-El giro final, de pena, pero resultón oiga.



NOTA FINAL: 8'5 (C'mon Martin, you can do it!)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada