17/12/10

Bolsa de pipas - Tron


Como muchos tendréis en cuenta, hoy se ha estrenado Tron Legacy, la secuela de aquella obra de culto dirigida por Steven Lisberger y protagonizada por un joven Jeff Bridges (Corazón Rebelde).

Kevin Flynn (Jeff Bridges) es un joven informático de mucho talento que, después de que el jefe de la empresa en la que Kevin trabajaba, Encom, le robara un potente programa informático que él creó, abandona su puesto de trabajo y se dedica a intentar colarse en su sistema de seguridad para recuperar lo que es suyo. Mientras está hackeando el sistema, es transportado dentro del programa informático.

Aunque la película cuenta con un planteamiento y una trama relativamente sencillas, lo complejo de la trama viene dado a partir del tratamiento de la historia, de las formas. Los personajes tienen un lenguaje específico, muy vinculado a la informática, que para los no iniciados puede ser difícil de seguir y perder ciertos detalles. Al igual que a lo largo de la historia van apareciendo ciertos personajes relacionados con el universo informático, como puede ser el bit que acompaña a Flynn en ciertos momentos de la película, que únicamente puede responder Sí o No, ya que la única información que posee son ceros y unos. Pero el protagonismo no sólo se limita a Kevin Flynn, también le acompañan a lo largo de la aventura Yori (Cindy Morgan) y Tron (Alan Bradley), versiones informatizadas de los compañeros de Flynn. Tron es un programa creado específicamente para colarse en el ordenador central de Encom, por lo que sus habilidades son extraordinarias (manifestadas en la película como habilidades de combate con el disco de batalla, entre otras cosas).


Está claro que lo más atractivo del film, no reside principalmente en los personajes o la historia, sino el universo creado, los lugares, los tipos de personajes, la estética, etc. Las persecuciones de motos de luz son una pasada (apenas han perdido sus virtudes con el paso de los años), los combates con discos de luz siguen la misma línea, etc. A nivel visual, nos encontraremos con escenarios creados totalmente en 3D, que a pesar de sus carencias actuales, cuando se crearon a principios de los 80 son dignos de admiración. A pesar de su estética avanzada, el diseño de vestuario en algunos personajes se ha resentido bastante, al ser el reflejo total de una época, al igual que la banda sonora, la cual no es demasiado llamativa y parece algo desubicada en cuanto a lo que se muestra en pantalla.

En cuanto al reparto, nos encontramos ante unas interpretaciones bastante normalitas, siendo los que más destacan Jeff Bridges y David Warner (La profecía), quien hace doble papel al interpretar al principal villano del film, Control Central, y a Sark, la representación virtual del antiguo jefe de Flynn, que no es más que un mandado de Control Central. En cuanto a Bruce Boxleitner, quien interpreta a Tron, aunque su personaje se vea como una especie de Mesías informático, no consigue tratarlo con el carisma necesario.

En resumen, una interesante película que vale la pena ver por la repercusión que tuvo en el campo de los efectos digitales y por ciertos detalles que aparecen en el film y que le dan cierto toque especial.

Los que crean que el rejuvenecimiento de Bridges en Tron Legacy hace que parezca un Ken, que no se preocupen, en la original ya no parecía.

Nota: 6'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada