11/12/11

Cubo de palomitas - Acero Puro


Después de sorprenderme mucho con un trailer sobre robots boxeadores que vi hace más de medio año, por fin se ha estrenado Acero Puro, una producción de nuestro querido Steven Spielberg y protagonizada por el incombustible Hugh Jackman, donde interpreta a un ex-boxeador que se dedica a reciclar robots boxeadores para ganarse un dinerillo. Las complicaciones surgirán cuando descubra que debe encargarse de Max (Dakota Goyo), su hijo de 10 años que ahora se ha quedado solo tras la muerte de su madre.

Aunque nos encontramos ante una película bastante menos sería que como prometían los trailers, lo cierto es que Acero Puro es una cinta que resulta la mar de entretenida, aunque la historia está más que manida, los villanos son claramente estereotípicos y puede llegar a pasarse de larga, lo cierto es que la cinta consigue sostenerse sin ningún problema gracias a la espectacularidad de sus combates y sus momentos que fácilmente recuerdan a Rocky. La trama secundaria de niño-robot funciona a la perfección y resulta bastante entretenida, Hugh Jackman está más que cómodo con el papel y se tira gran parte de la peli pasándoselo bien; Dakota Goyo cumple bastante como niño de la película, con un personaje bastante vacilón con su padre y borde que hace que no llegue a ser el típico crío repelente. Por desgracia el papel de Evangeline Lilly como antiguo amor de Charlie no cuaja correctamente y resulta bastante innecesario durante gran parte del metraje.


Como ya he mencionado antes, gran parte de la gracia de la peli reside en todo lo relacionado con los robots, que en cierto modo es la razón por la cual uno va a ver esta película. Esta trama consiste principalmente en tío fracasado con muchas deudas se dedica a hacer pelear a sus robots en combates de mala muerte pero le puede la codicia y siempre pierde, hasta que un crío que le insiste en que usen a un robot encontrado en un desguace para luchar. Charlie y Max van ascendiendo en los puestos hasta que los fichan para pelear en la liga oficial. Como ya he dicho antes, un argumento al más puro estilo Rocky, ya visto, pero que igualmente funciona. Los combates están muy bien resueltos, con coreografías muy bien conseguidas y unos efectos digitales asombrosos, resulta impresionante la integración de los robots en los planos y el detalle de cada uno de ellos, combinando animatrónico y digital, eso y que ver a un robot luchar contra un toro no es especialmente normal.

Abreviando un poco más, esta es una película que a nivel técnico destaca por sus efectos digitales, el estupendo diseño de los robots y una más que efectiva banda sonora, mezclando temas hip-hop actuales y banda sonora compuesta por Danny Elfman (pasando de su estilo burtionano y tirando hacia algo más técnico). A pesar de tirar de una historia que ya está más que vista, lo cierto es que cumple con el principal objetivo de entretener, de modo que la mayoría de combates los más entusiastas (entre los que me incluyo) soltarán algunas onomatopeyas o gesticularán como si estuviesen en un combate de verdad.


Nota: 6'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada