10/1/10

Cubo de palomitas - Solomon Kane


El Capitán Solomon Kane (James Purefoy) llevó una vida de crímenes y codicia, luchando contra todo enemigo imaginable, conquistando ciudades y robando tesoros, hasta que La Muerte lo visita para llevárselo al Infierno. Pero Solomon consigue huir con éxito. Años después, lleva una vida tranquila en un monasterio intentando evitar a los demonios que lo persiguen, hasta que un día debe romper su promesa de llevar una vida de paz.

Adaptación de la novela homónima de Robert E. Howard y la que en principio se comparaba con Van Helsing a la europea, al final no ha sido eso ni de lejos. Aunque las duras críticas que ha recibido la película me parecen algo excesivas, si que hay que decir que peca de defectos bastante palpables, sobretodo en su narración. Al principio se desarrolla con cierta lentitud y aunque, el desarrollo del protagonista sea interesante, eso no evita que denote cierta pesadez en su desarrollo. Por no hablar de que la historia en muchos momentos se hace excesivamente predecible, sobretodo cerca de la última mitad de ésta, pero aun así la película cuenta con bastantes buenos momentos: prólogo de ésta, presentándonos a un Solomon malvado enfrentándose a La Muerte, o la escena en la que se ve obligado a volver a matar,...


En cuanto a los actores, su protagonista, James Purefoy, cumple bastante bien como antihéroe, siendo un personaje de cierta profundidad, y Purefoy consigue transmitir ese tormento constante que sufre el personaje. Por otro lado, es destacable la plantilla de secundarios que pueblan el film, como es el caso de Rachel Hurd-Wood (El Perfume), que aunque tenga un personaje algo florero, la chica lo hace estupendamente y es una ricura de niña. Pete Postlethwaite (Romeo y Julieta), a quien muy pronto veremos en Furia de Titanes, también realiza un buen papel como sabio. Curiosa la aparición de Mackenzie Crook (el tuerto de Piratas del Caribe) como cura loco, donde la verdad es que da el pego de sobras. Desgraciadamente, da lástima ver cómo el villano de turno, interpretado por Jason Flemyng (La liga de los hombres extraordinarios) se desaprovecha tanto al final de la película, el único momento en el que aparece, cuando la mayor parte del tiempo sólo se le nombra.

En cuanto a su aspecto visual, destaca su notable fotografía y sus escenarios, campos de colores fríos llenos de nieve y niebla, que personalmente me han parecido preciosos y al mismo tiempo tenebrosos. En cuanto a sus efectos especiales, sobretodo en cuanto a maquillaje y escenografía, también son bastante notables y funcionan estupendamente, con un diseño de criaturas muy bueno (sobretodo La Muerte), aunque por desgracia a nivel digital distan bastante, sobretodo con el monstruo final, personalmente bastante innecesario y que se lo podrían haber ahorrado. Las escenas de acción no son nada excepcional, pero están bastante bien rodadas y poseen la espectacularidad necesaria sin resultar excesivas, y con cierto nivel de sangre que nunca viene mal. Y por último, la banda sonora, que aquí no es nada del otro mundo, sobretodo porque recuerda demasiado a la de El Caballero Oscuro, con unos compases muy parecidos.

Total, una película normalita para pasar el rato, pero para nada imprescindible, pero con ciertos aspectos positivos que la dotan de cierto interés.

Nota: 5


1 comentario:

  1. Anónimo11/1/10 9:12

    y un 4 tampoco le quedaria mal...

    ResponderEliminar