29/1/11

Cubo de palomitas - Amor y otras drogas


Jamie (Jake Gyllenhaal) es un tipo que trabaja para Pfazer, una empresa de fármacos de dudosa reputación. Jamie siempre ha tenido una alocada vida amorosa, hasta que conoce a Maggie (Anne Hathaway). Al principio su relación se basa puramente en el sexo esporádico, pero Jamie empieza a sentir algo especial por ella, algo que nunca había sentido por nadie más, algo que también siente Maggie pero que no quiere permitirse.

Nos encontramos ante una premisa argumental que está comenzando a repetirse con bastante asiduidad en el género de la comedia romántica: chico conoce a chica, chico y chica se enrollan, chico se enamora de chica pero chica no se enamora de chico. Ya se vio en 500 días juntos y pronto se verá en Sin compromiso, la próxima película de Natalie Portman con Ashton Kutcher. Lo cierto es que la primera mitad de la película hace que ese esquema funcione bastante bien, ya que como comedia al uso resulta simpática y la química entre los actores es bastante latente, además de que el seguimiento de las desventuras amorosas de Jamie mientras intenta hacerse un hueco como vendedor de fármacos resulta bastante interesante. El problema viene cuando llegamos a la segunda mitad del film, cuando la película se convierte en drama (no del todo, pero ese tono abunda en el resto del metraje) en cuanto toca tratar la enfermedad de Maggie, y finalmente acaba como cualquier comedia romántica, siendo una cursilada: chico se arrepiente de haberlo dejado con la chica y va a buscarla donde ella suele irse para estar tranquila, le dice lo que siente y se reconcilian. Por lo tanto, una película que podría haber resultado un producto divertido y algo emocionante se convierte en lo mismo de siempre, y además mal, ya que el discurso final del protagonista resulta excesivamente empalagoso.


En cuanto al reparto, ambos están estupendos en sus respectivos papeles, sobretodo Hathaway, la cual no me entusiasmaba en un principio y ha acabado cayéndome bastante en gracia. Gyllenhaal es un protagonista bastante creíble y divertido y no demasiado estereotipado, cosa que se agradece. A destacar el momento a solas de Hathaway, cuando el Parkinson (su enfermedad en la película) empieza a afectarle de sobremanera y no le queda medicación, lo que hace que acabe poniéndose histérica, emoción que llega perfectamente al espectador, punto para ella.

Aparte de todo esto poco más que añadir, la banda sonora compuesta por James Newton Howard es un FAIL total, la escena final se ve principalmente afectada por tener un hilo musical demasiado empalagoso y algo molesto. A lo largo de la película también se pueden escuchar varias canciones de los 80-90 (época en la que se ambienta la película) como alguna de Fatboy Slim, Belinda Carlisle (temazo de Heaven is a place on Earth), o Two Princes de Spin Doctors.

En definitiva, una comedia romántica que parece que puede ofrecer algo diferente pero la acaba cagando, pero bueno, al menos sale Anne Hathaway en tetas unas cuantas veces (cuando digo unas cuantas veces me refiero a 4 o 5, y no se tapa con la sábana después de follar, punto para la peli), y tranquilas chicas, que Gyllenhaal también enseña abdominales.


Nota: 5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada