4/9/09

Sesión doble - xXx y xXx 2: Estado de Emergencia

Aprovechando que se ha confirmado una tercera parte de esta franquicia y que la segunda se emitió en televisión hace poco, me entró la nostalgia y ví la primera parte, que fue una buena muestra del cine de acción entretenido (no como la segunda parte). Me explayaré un poco más a continuación.

xXx

Xander Cage (Vin Diesel) es un ladrón de coches famoso por destruir usar los vehículos para las acrobacias que cuelga en internet, por lo que aparte de ser ampliamente popular, también es buscdo por la policía. Un buen día, Cage es reclutado por una organización secreta, la NSA, para que se infiltre en un grupo armado ruso llamado Anarquía 99, poseedores de armas de alta capacidad destructiva.

Se podría decir que esta fue la película con la cual Vin Diesel se consolidó como estrella de Hollywood, poco después de darse a conocer con A Todo Gas. Afortunadamente, aquí el personaje que interpreta Diesel goza de cierto carisma y está interpretado de forma bastante correcta, aunque tampoco es que Diesel sea un actor de acción excesivamente malo, mejora si se le ofrecen papeles medianamente interesantes (Riddick) y aquí al menos le pone cierto empeño. Samuel L. Jackson no podía faltar en la función, ya que interpreta al jefe de la NSA, y de su actuación no opino porque este señor ya puede hacer lo que quiera y cuando quiera, así que todo a lo que se apunte me parece bien (sí, The Spirit también). Marton Csokas interpreta al malo de la función y tampoco está nada mal, aparte de que su personaje ya es medianamente molón por ser ruso y estar casi siempre de mala leche, aunque podría haberse aprovechado algo más.


Por otra parte, una película bien filmada, con unas buenas escenas de acción, que no llegan a pasar a la historia ni mucho menos y algunas son una auténtica flipada, pero al no abusar de efectos digitales, consiguen dar bastante el pego y no desentonar con la historia. La historia se desarrolla de forma correcta, sin llegar a ser demasiado ridícula, con momentos para total lucimiento del protagonista, pero son soportables, igual que sus momentos cómicos (atención al momento cuando al personaje le Diesel le dicen que podrían crear un videojuego sobre él, ahí no pude evitar acordarme de Wheelman), bastante agradecidos. Musicalmente nos encontramos ante la típica selección de temas rap y rock comercial, así que tampoco vale mucho la pena hablar de ello. Total, una película de acción que no despunta demasiado pero que para pasar una tarde entretenida es totalmente válida.

Nota: 5'5

xXx 2: Estado de Emergencia

Uno de los centros de operaciones de la NSA es atacado por un grupo infiltrado totalmente desconocido, pero a pesar de que gran parte de los que se encontraban allí han sido eliminados, Augustus Gibbons (Samuel L. Jackson) consigue escapar con vida. Dispuesto a descubrir quién está detras de todo el tinglado, contactará con un viejo compañero del ejército, Darius Stone (Ice Cube), condenado a nueve años de cárcel, para que le ayude a desentramar toda la conspiración que se oculta tras el ataque.

Coged todos los defectos que tenía la primera parte, y multiplicadlos por cinco en esta película. Historia poco interesante, plagada de absolutas fantasmadas (una cosa es una flipada, que te la puedes creer, y otra una fantasmada que no te la cuelan ni a tiros), sobretodo en la persecución final, con un cutrísimo CGI y una resolución totalmente ridícula. Por no hablar de lo mal que lo hace Ice Cube, al que meteré más cizaña de lo normal porque es un tío al que odio a muerte, no por actuar asquerosamente mal (que también) sino por poner siempre la misma cara de estreñido, creyéndose que así es más duro. Por no hablar de lo mal escrito que está el personaje, ya que ha sido concebido para que se comporte como si fuera el puto amo que odia a todo el mundo y que se cree el terror de las nenas, sin incluir la cantidad de burradas que suelta, y habiendo tenido oportunidades de sobra para montarselo con las dos tías de la película, no las aprovecha porque tiene hambre de patatas fritas, ¡venga no me jodas!

Tío, dedícate a otra cosa, en serio.

Ahora que me he despachado agusto con Ice Cube, de Samuel L. Jackson sigo sin decir nada por la misma razón que he puesto más arriba; Willem Dafoe simplemente no sé qué hace en esta película, aparte de pagar sus facturas, que digo yo que habría más papeles para elegir, ¿no? Scott Speedman como malo de turno no está mal, pero cada vez que no veo no puedo evitar acordarme de su papel de híbrido en Underworld. El desarrollo argumental del film tampoco llega a ser el colmo, pero es que está plagada de detalles bastante molestos: aparte del personaje en sí de Ice Cube, ese ambiente barriobajero-guay del que ya estoy bastante cansado de ver en este tipo de películas, y lo exagerado que es todo, como siempre que hacen una segunda parte (véase el momento en el que hay una explosión justo detrás de Ice Cube, y que se produce totalmente PORQUE SÍ). Pues eso, evitadla a toda costa, haced el favor.

Nota: 1 (y por Samuel L. Jackson, que si no...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada