24/5/09

Cubo de palomitas - The Warriors


Las bandas callejeras de Nueva York, quienes hasta hace poco eran escasas y perseguidas por la policía, ahora han aumentado de forma desorbitada, y Cyrus (Roger Hill), líder de una de esas bandas, propone a todas las demás unirse para controlar toda la ciudad , aprovechando su momento de tregua y que superan a la policía 5 a 1. Pero en la noche de la reunión de todas las bandas, Cyrus es asesinado y los responsables acusan a los Warriors de haber sido ellos, por lo que los Warriors deberán escapar de las demás bandas y llegar a Cooney Island, su territorio, si quieren salir vivos de allí.

The Warriors ha sido, desde hace ya varios años, uno de los iconos del cine juvenil sobre bandas callejeras (que las hay), y con toda la razón. A partir de un planteamiento sencillo y un desarrollo realmente simple (llegar a la estación de trenes y no morir en el intento), esta película habría caído en el olvido ya en su momento si no fuese por sus personajes. El reparto que forma la banda protagonista es bastante variopinto: el líder serio y callado, el chulo que quiere ser el jefe, el gracioso, el que no habla nunca, el negro serio,... todos acaban complementándose y, aunque no son nada originales, están bien escritos y caen simpáticos con rapidez. Aquí las escenas de acción, a pesar de no ser imprescindibles ni nada por el estilo, están bien realizada y están dentro del tono de la película, además de no abusar de efectismos, por lo que destacan en cierto modo por ser directas, sin florituras.


El apartado sonoro de la película está realmente bien, la banda sonora va muy a tono con la película y vale bastante la pena. La película en sí no destaca por nada realmente, es el conjunto de ella lo que la hace bastante sólida, cogiendo un poco de aquí y de allá sale un film muy disfrutable y que se deja ver más de una vez, por lo que se hace muy recomendable para pasar un buen rato y saber que se está viendo una película decente.

Nota: 6'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada