30/1/09

Cubo de palomitas - Hulk


Creo que este es un buen momento para reconsiderar esta película como algo bueno, como una buena película de superhéroes. Es perfectamente comprensible que fuese difícil de digerir en el momento de su estreno (hará ya 6 años), recaudó menos de lo esperado y a los fans no les sentó bien por una razón muy obvia, lo que todos esperamos de Hulk al fin y al cabo, son un buen par de hostias bien dadas. Y esta película tiene tollinas, no muchas, pero si tollinas gigantescas. Pero también tiene algo que ya muchos dejan pasar de largo que es el componente dramático, la estructura narrativa y el interior de los personajes. Yo fui uno de los detractores de esta película cuando salió, pero eso fue hace 5 años y he tenido tiempo para recapacitar, he podido ver las cosas buenas que tiene y las malas también, y me parece que lo primero gana a lo segundo.

Para quien no esté muy familiarizado con el personaje o no haya visto la película, que dudo más que sea lo primero que lo segundo, en resumidas cuentas se adapta la historia principal de uno de los personajes más famosos del Universo Marvel, un personaje que pasó de ser gris a verde en sus inicios, que pasó de saber decir "¡Hulk Aplasta!" "¡Hulk está enfadado!" y poco más a hablar con una dialéctica perfecta, e incluso separarse del cuerpo que lo retiene en su interior, Bruce Banner. La película nos remonta a los orígenes del personaje, de cómo es radiado por rayos gamma y por culpa de eso se convierte en el gigante esmeralda, la relación con el que fue su gran amor, Betty Brant y cómo se enfrenta el ejército estadounidense que quiere experimentar con él.


Como ya he dicho, una de las mejores bazas de la película es su reparto, Eric Bana se maneja muy bien como Bruce Banner (aunque quizá el papel no le pegara demasiado), Jennifer Connelly está preciosa como siempre y lo hace genial y Sam Elliott como el general Ross impone bastante. También impresionante la labor de Ang Lee tras la cámara, que consigue darle un toque inconfundible a la película, una música de Danny Elfman, que aunque algo predecible, tiene un tema principal muy bueno. Quizás una de las cosas más criticadas y que a mi es lo que más me gusta de la película, es el montaje. Ese montaje estilo comic, recortando los planos en viñetas simultáneas, le da un toque único (que luego se copió en 24), una de esas cosas que o te encanta o la odias, sin término medio.

Posiblemente una pega al diseño inicial de la masa, un tanto sobrecargada (parece así como regordete) y con un verde un tanto chillón, en este aspecto sí que prefiero más el diseño de su segunda parte, pero aquí como primer intento no es desagradable ni mucho menos. También se nota en algunos aspectos la falta de ritmo en algunos momentos, todo va con mucha tranquilidad, y el espectador más impaciente se puede acabar aburriendo un poco, pero se puede llegar a apreciar perfectamente el esfuerzo narrativo que se ha puesto en la psicología de los personajes, en el que tengan un pasado, una razón de ser, no como en Spider-man 3 que cada vez que lo recuerdo me entran ganas de matar a todo el reparto.

Después de toda la parrafada que acabo de soltar, sólo puedo esperar que lleguéis a reconsiderar, a darle una segunda oportunidad esta peli, que demuestra que el género de superhéroes puede tomarse en serio, aunque ya haya pasado el tiempo suficiente para que El Caballero Oscuro tome el relevo.

Nota: 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada