29/8/10

Coming Soon - Vaya par de polis

Paul Hodges (Tracy Morgan) y Jimmy Monroe (Bruce Willis) son 2 policías compañeros desde hace 9 años, pero en su ultima misión pierden al objetivo y causan un desastre en la ciudad por lo que son expulsados temporalmente del cuerpo. Esto provoca que Jimmy no pueda pagar la boda de su hija y por lo tanto tenga que vender su cromo de béisbol de la infancia, pero cuando se dispone hacerlo, la tienda es atracada y lo pierde. Dispuestos los 2 a recuperarlo, descubren que el poseedor del cromo es un traficante latino el cual les ofrece un trato, si le traen el coche que le robaron, él les devolverá el cromo.

En un intento de parodiar las películas típicas de la pareja de policías imperfecta que pese a todo son buenos en su trabajo, Kevin Smith nos trae una de sus peores películas en lo que a su carrera fílmica se refiere, principalmente por ser un director que normalmente huye bastante de los tópicos y cuyas películas suelen contar con un guion original, nos trae esta “cosa” que es bastante difícil de coger. Lo más destacable es que es una película rara, que te deja una sensación amarga durante toda su duración y no porque tenga momentos surrealistas (aunque hay algunos que se acercan) sino porque se nota que nadie se la toma en serio, ni si quiera el reparto.

Hablando de este último, tenemos a Bruce Willis haciendo de Bruce Willis solo que se nota que pasa bastante de actuar bien y en casi todas las tomas sale con cara de descojone y dando la sensación de que lo único que piensa es “¿Qué hago yo aquí?”, por otro lado está Tracy Morgan el cual también hace de Tracy Morgan solo que en la serie Rockfeller Plaza (30 Rock) es pasable y aguantable pero aquí llega a ser muy, muy, muy insoportable llegando a momentos en los que desearías que palmase o el menos que Bruce lo mandase callar, porque ademas, la relación entre estos dos es bastante poco creíble, ya que pese a ser compañeros desde hace 9 años, no se aguantan el uno al otro y no te explicas cómo no se han matado ya entre ellos. Por otro lado tenemos el malo de turno, que es flojo, no impone respeto y tampoco está bien justificada su actitud y su obsesión por el béisbol y la chica que es tan “florero” que ni siquiera te fijas que existe.

Para ir acabando, como comedia también es floja porque pese a contar con algunos secundarios que ayudan al descojone (el ladrón que antes de robar va al baño o el niño de 10 años ladrón de coches) todo lo demás es aburrido y tedioso. Lo dicho, un agujero negro en la carrera de Kevin Smith que espero que desaparezca volviendo a sus orígenes.

NOTA: 3'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada