13/7/10

Cubo de palomitas - Shrek: Felices para siempre


Han pasado varios años desde que Shrek (Mike Myers) fuera un ogro corriente. Rescató a Fiona (Cameron Díaz) y vivieron felices y comieron felices. Pero ahora Shrek echa de menos sus antiguos días como ogro, ya que ahora todos los días le parecen igual de predecibles. Es entonces cuando un brujo llamado Rumplestiltskin (Walt Dohrn) le ofrece un conjuro que le volverá a hacer el ogro que era antes por un día, a cambio de otro día de su vida. Shrek se dará cuenta demasiado tarde de que todo esto es una trampa del brujo para conseguir hacerse con el reino de Muy Muy Lejano. Shrek deberá volver a enamorar a Fiona en menos de 24 horas o desaparecerá para siempre.

Cuarta y última parte de la saga del ogro verde más famoso del cine de animación, aquí los encargados de escribir la última aventura de Shrek han conseguido redimirse después de esa enorme decepción que resultó Shrek Tercero, que llegaba a resultar hasta aburrida. Aquí se coge otra clásica historia de trato que al final resulta ser una trampa, realidades alternativas, etc. y se consigue aprovechar de forma muy satisfactoria. Se agradece el prólogo de la película en el cual se nos pone al corriente de por qué Rumplestiltskin le tiende la trampa a Shrek, de forma que comprendemos sus motivaciones y conocemos un poco al personaje, para que no resulte ser más que una mera excusa. De esta forma, el villano de la función llega a ser incluso majo. Son bastante disfrutables también los primeros minutos posteriores del film, donde se nos pone al corriente con lo acontecido recientemente en Muy Muy Lejano y se recuperan los clásicos secundarios de la saga.


Aunque la película no llega a tener tanta cantidad de gags como Shrek 2 y han perdido gran parte de la frescura que tenían en Shrek, aquí se reutilizan los ya consolidados (el Gato con Botas poniendo ojitos, por ejemplo), tiene otros que pertenecen al estilo de la saga, como son los de descontextualizar la situación de la película y mezclarla con nuestra contemporaneidad, como la bruja sentada en la mecedora tocando el banjo, y el mejor de todos: el niño repelente con voz de señor mayor. A pesar de ello, la película consigue mantener bastante bien el nivel de interés a lo largo de la hora y media que dura, apoyándose en unas escenas de acción muy bien resueltas (cuando Shrek huye por primera vez del castillo de Rumplestiltskin o su primera pelea con las brujas-polis). Otro punto positivo son los nuevos personajes secundarios, aparte del villano principal, bastante conseguido como ya he mencionado antes; el flautista de Hamelín es la gran nueva incorporación, aunque sus apariciones son un tanto breves, cuando entra en escena es toda una gozada, llegando incluso a asustar un poco.

Para ir acabando, el aspecto visual de la película se mantiene al mismo nivel que ha ido teniendo a lo largo de la saga, una calidad visual bastante alta, con efectos de iluminación bastante a destacar. En cuanto a la banda sonora, sigue el mismo estilo que en las películas anteriores, mezclar algunas piezas compuestas para el film y añadir temas más contemporáneos o ya de sobra conocidos. En definitiva, una buena forma de finalizar con la saga y redimirse da la anterior parte, aunque no consiga llegar a los niveles de las dos primeras.


Nota: 6'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada