8/12/09

Cubo de palomitas - Trilogía Regreso al Futuro

Con intención de ponerme totalmente nostálgico, con una de las sagas más importantes para los que amamos el cine de ciencia-ficción entretenido y sin pretensiones, una trilogía con la que Robert Zemeckis se consolidó como un director que valía la pena (ahora ya no tanto con lo de la captura de movimientos, que lo tiene un poco perdido al pobre) y dos de los personajes más populares de la historia del cine, 'Doc' Emmett Brown y Marty McFly.

Regreso al Futuro

Marty (Michael J. Fox) es un adolescente como otro cualquiera, le encanta tocar la guitarra, tiene una novia que lo quiere y va en monopatín a todas partes. Pero Marty no se siente orgulloso de tener un padre como el suyo, George (Crispin Glover) es un pringado de tomo y lomo que se deja pisotear con facilidad, que además ya no quiere a su mujer como antes. Cuando Doc (Christopher Lloyd), un inteligentísimo científico amigo de Marty, consigue inventar un Delorean que permite viajar en el tiempo. Tras comprobar que el artefacto funciona a la perfección, Marty viaja accidentalmente al pasado, y se reencuentra con sus padres en su época de estudiantes, y es entonces cuando su madre lo conoce y se acaba enamorando de él. Marty deberá encontrar al Doc del pasado para que le ayude a volver a su época original sin interferir en la relación que debía suceder entre su padre y su madre.

-¿Has creado una máquina del tiempo con un Delorean?
-Hombre, ya que voy a viajar en el tiempo, ¿por qué no hacerlo con clase?


En su día, esta película cosechó un gran éxito de público, que posteriormente le permitió realizar dos secuelas directas de esta primera. Aquí la narración del film se desarrolla de forma ágil y entretenida, debido al carisma de prácticamente todos sus personajes y a la cantidad de giros argumentales y referencias a hechos pasados que se producen a lo largo de la película, que hacen que uno no pueda dejar de sorprenderse y pasarlo bien. El guión de esta película es un claro ejemplo de cómo debe avanzar una historia con cierta maestría. En cuanto a los actores, pues Michael J. Fox, hace un papel estupendo como adolescente simpático y con el que es fácil identificarse, al igual que Christopher Lloyd, que es expresividad pura, y además es imposible no reirse con él. El resto del reparto no protagonista está estupendo, sobretodo Crispin Glover, que nos regala una interpretación histriónica muy divertida. Aparte de todo esto, es un alivio ver que los efectos especiales aun se conservan bastante bien y que tampoco se llega a abusar de ellos. Y cómo no, la banda sonora de Alan Silvestri es magistral y todo un icono del cine.

Nota: 9

Regreso al Futuro II

Inmediatamente después de haber vuelto a 1985, Doc va a buscar a Marty y a Jennifer (Elisabeth Shue) para que lo acompañen hasta el año 2015, ya que Doc ha descubierto que el 26 de octubre de ese año, el hijo de ambos, Marty Jr. será encarcelado. Estando allí, Marty encuentra un almanaque deportivo con los resultados de todas las apuestas desde 1950 hasta el 2000, y decide hacerse con él para conseguir dinero en su época. Pero Biff (Thomas F. Wilson) consigue robarle el almanaque y la máquina del tiempo para encontrarse con su yo de 1955, darle el almanaque, y que en 1985 éste sea inmensamente rico.

Esta secuela comienza justo donde acabó la primera parte, aunque la mayoría de acontecimientos que suceden a lo largo de esta película se pueden entender y seguir de forma independiente a la primera parte, ya que funciona como una historia independiente. Aquí también nos encontramos ante un guión muy bien elaborado y desarrollado con mucha agilidad, además de poseer momentos inolvidables y ciertos detalles que la han hecho muy grande, como la robo-zapatillas Nike, el aeropatín, el holograma de Tiburón 19,... Éstas son sólo algunas de las muchas cosas que han hecho que esta sea mi parte favorita de la trilogía, ya que tiene una primera mitad de película absolutamente fascinante, y aunque su última media hora no es tan brutal, consigue que la película no llegue a bajar el listón y que siga divirtiendo. Una curiosidad es el cambio de actriz que interpreta a Jennifer, la novia de Marty, aquí encarnada por Elisabeth Shue (Karate Kid), además con un personaje que tiene bastante más presencia que en la primera parte, y además la chica cumple con el papel. Aquí Doc se luce bastante más, aunque Marty sigue siendo el protagonista absoluto. Otra curiosidad es la aparición como personaje muy muy secundario de Elijah Wood (El señor de los anillos), que aparece en la escena transcurrida en el Café de los Ochenta.

"¿Pero qué nos pasa en el futuro Doc? ¿Nos volvemos gilipollas o algo parecido?"

En definitiva, una secuela muy muy digna de su primera parte, que personalmente me parece superior, aunque eso llega a depender mucho de los gustos personales.

Nota: 9'5

Regreso al Futuro III

Doc ha desaparecido tras la tormenta eléctrica del 26 de octubre de 1955 mientras Marty se ha quedado atrapado en esa fecha. Pocos segundos después Marty recibe una carta de Doc que le dice que se encuentra perfectamente, ganándose la vida como herrero en 1885, añadiéndole también dónde puede encontrar el Delorean para poder repararlo y volver a 1985. Tras Marty descubrir, al poco tiempo que Doc será asesinado en 1885, decide usar el Delorean para ir a buscar a Doc y advertirle de su fatal destino.


Esta vez, aquí se establece un cambio de registro, tanto espacial como temporal en la película, ya que más del 80% del film se ambeinta en el Lejano Oeste, aunque sigue manteniéndose el espírito cómico y de aventuras de la original. A sabiendas de que esta parte y la segunda se rodaron casi simultáneamente, llega a quedar bastante claro la cantidad de referencias que hay entre la segunda y la tercera parte, que no hacen otra cosa que hacer que el guión de ésta parte sea más sólido. Aquí es un gusto ver cómo el personaje de Doc cobra bastante más protagonismo, ya que llega a ser el eje central de la película, algo muy merecido. Aunque puede mostrarse algo repetitiva por la idea de mostrar situaciones que recuerden a la primera parte, también sirven para dar cierta circularidad a la película que hacen que ésta sea más graciosa. Destacable la inclusión del personaje de Clara, interpretado por Mary Steenburgen (Yo soy Sam), que cumple muy bien con el papel de chica de la película. Aparte de ello, nada más que añadir a este buen punto y final que es esta tercera parte de una trilogía maravillosa, aunque quizá sea la que menos me entusiasma de las tres, si que és muy disfrutable, cómo no.

Nota: 8'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada