5/6/09

Cubo de palomitas - Terminator Salvation


Año 2003. Una empresa multinacional consigue crear un potente superordenador llamado Skynet, tan inteligente hasta el punto de tomar conciencia de su propia existencia. Es entonces cuando decide prevalecer ella sobre la raza humana. Se desencadena una guerra a escala mundial entre los seres humanos y las máquinas. Es el año 2018 y la humanidad casi ha sido exterminada, pero hay reductos de La Resistencia por todo el mundo y entre ellos se encuentra John Connor (Christian Bale), guerrero y líder nato que dice tener la clave para acabar con Skynet.

Terminator 2 es una de esas películas que recuerdas de tu más tierna infancia y que has visto cientos de veces. Recuerdas la persecución del camión, la del helicóptero, cuando Schwarzenneger muestra parte de su endoesqueleto cortando la piel de su brazo,... La que yo considero la mejor película de acción de todos los tiempos ha parido una nueva secuela, sin James Cameron, sin Arnold; algo que podría haber resultado una auténtica desfachatez ha resultado ser una digna y entretenida película de acción veraniega. Su principal error radica en haber elegido a los mismos guionistas de la tercera parte, y aunque aquí hacen una labor bastante mejor, a veces es demasiado desbordante el número de referencias y guiños a la primera y segunda parte (unos mejores que otros). La historia tiene un planteamiento bastante sencillo, pero en algunos momentos llega a complicarse más de lo debido, y salvo algún que otro momento que llega a saltar de verdad, no causa repulsión ni mucho menos.


El aspecto que más temíamos todos los fans, que era la labor de McG (menudo nombre), el que fuera director de Los Ángeles de Charlie y su secuela, aquí hace algo mucho más decente. Nos regala espectaculares escenas de acción y planos secuencia muy potentes, sin producir la desorientación al usar la cámara en mano, cosa que yo temía mucho. También es muy destacable la ambientación post-apocalíptica del film, aunque algo alejado de lo visualizado por Cameron en las anteriores, no desmerece para nada y se hace realmente sobrecogedor en algunos momentos, recordando a veces al videojuego Fallout 3.

Quizás peca un poco de la falta de protagonismo que esperaba en Christian Bale, que interpreta a un buen John Connor, que algunas críticas lo tachaban de sobreactuado, yo lo he visto bastante en la línea, aunque sin llegar al nivel de Edward Furlong, supera con creces a Nick Stahl y al mariconazo ese de Las Crónicas de Sarah Connor. Aquí en cambio, la estrella de la función, Sam Worthington, visto lo comentado no me ha parecido una actuación realmente espectacular, pero está claro que el chaval tiene potencial, así que en Avatar y el remake de Furia de Titanes veremos si realmente ha sabido explotarlo. El resto de reparto, como son Bryce Dallas Howard, Anton Yelchin, o Michael Ironside, simplemente cumplen con su cometido.


El último aspecto que sería la banda sonora, aquí mi viejo amigo Danny Elfman hace una música muy discretita, aunque bastante contenida, sabiendo, entre él y McG, no tener que abusar del tema principal de la saga, escuchándose en momentos muy puntuales y bien escogidos.

En definitiva, una película de entretenimiento y digna sucesora de la saga, aunque no nos encontramos ante una obra maestra ni mucho menos. Sólo podemos esperar a que sepan pulir los errores con la quinta parte y nos ofrezcan un producto más sólido, más encantador.

Nota: 6

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada