21/11/11

Cubo de palomitas - Paranormal Activity 3


Después de haberle echado un vistazo a las dos primeras partes de esta curiosa saga, me decanté por ir a ver la tercera parte a los cines, más por la sensación de terror e inquietud aumentada que me suele producir ver cine de terror en pantalla grande. Y lo cierto es que la experiencia no ha estado del todo mal. 

Paranormal Activity 3 parte como una precuela de las dos anteriores, ambientada a finales de los ochenta, donde las hermanas Katie (Chloe Csengery) y Kristi (Jessica Tyler Brown) viven con su madre y el novio de ésta, Dennis (Christopher Nicholas Smith), quien tras inquietarse al ver las extrañas conversaciones que tiene Kristi con su amigo imaginario Tobby, decide poner algunas cámaras de vídeo por la casa, ya que la presencia de Tobby parece más peligrosa de lo que en un principio debería ser un amigo imaginario.


Primero de todo decir que  esta tercera parte no zanja la saga por completo, se desvelan ciertas incógnitas, pero se abren otras puertas que dejan muchos más cabos sueltos para siguientes entregar (el origen del fantasma y quien podría ser el responsable), de forma que no esperéis una tercera parte final. Lo cierto es que esta tercera parte continua explotando lo que tan buen resultados dio en las dos primeras partes, por lo que los que busquen algo especialmente nuevo no lo encontrarán. Se le consigue dar un pequeño giro de tuerca a la saga con una estética retro y unas herramientas más limitadas (hay sólo un par de cámaras, y además colocadas en ángulos algo aparatosos), aunque eso ayuda en muchas ocasiones a que muchas secuencias sean lo suficientemente inquietantes como para que no se pierda el interés (como esa cámara del salón con movimiento panorámico constante). Más allá de eso, la estructura y tipología de personajes son muy similares a las anteriores: personaje va demasiado lejos con el rollo fantasmagórico cuando el otro no para de insistirle que lo deje, la presencia y la violencia del ente va in crescendo hasta el gran final. Aunque lo cierto es que era bastante de esperar. Por suerte nos encontramos ante sustos que siguen siendo medianamente ingeniosos y bastante artesanales (salvo alguna que otra contada excepción).

En cuanto al reparto, destacar a las niñas, sobretodo a Jessica Tyler Brown, la hermana pequeña, quien tiene el trabajo más difícil y que cumple con creces. Lauren Bittner y Christopher Nicholas Smith forman una pareja bastante interesante, la química entre ambos es bastante apreciable como para que nos creamos su relación, cosa que nunca viene mal.

Solo cabe suponer si para la siguiente entrega seguirán retrocediendo en el tiempo, y si es así, hasta cuándo, porque el formato de vídeo doméstico terminará en alguna década no muy lejana.


Nota: 6

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada